Ep. 10 Cómo perder el miedo al miedo

Algunas emociones son desagradables y atravesar por un período de cambio puede ser duro e intenso. Muchas veces conectamos con nuestros miedos del futuro. Estas proyecciones al futuro pueden hacernos sufrir mucho, así que hoy hablaremos de cómo perder el miedo al miedo.

Miedo al miedo o ansiedad anticipatoria

Las emociones son adaptativas y universales. Las tenemos todas las personas, nos acompañan y nos ayudan a cuidarnos y protegernos. Entre estas emociones se encuentra el miedo. Lo podemos sentir como agradable o no, pero la activación es la misma que puedes sentir ante una gran alegría. 

Frente a una situación futura incierta no sabemos cómo será vivida realmente una vez llegue, pero es frecuente quedarnos estancadas en el malestar, apareciendo los “y si” característicos de la ansiedad anticipatoria.

Cuando vives el miedo del presente, normalmente es una situación real, la amenaza existe y actúas como puedes (defenderte, huir…). Pero el miedo al miedo no es real, sino fruto de tu proyección. Es un miedo que todavía no existe pero que sientes con mucha fuerza.

¿De dónde viene el miedo al miedo? 

Es importante ser consciente de dónde sale y cómo has almacenado una experiencia negativa. El miedo al miedo viene de pensar que una situación negativa pasada se va a repetir. Puede que esa situación fuera dolorosa, que supieras procesar adecuadamente en ese momento, o la herida quedó abierta y aún sientes la aprensión.

Tu organismo está constantemente en alerta, y lo agotas. Te sientes triste, de mal humor, sientes emociones incongruentes con lo que te sucede. El agotamiento nutre la ansiedad. Y es importante detectar cuándo estamos sufriendo el miedo al miedo para enfrentarte a la situación real.

Dejar de sentir miedo es imposible porque es necesario para nuestra supervivencia. Sin él, sin el mecanismo que nos pone en alerta y nos protege, moriríamos. Pero sí podemos aprender a sentirla adecuadamente y no poner el piloto automático. Imagínate pilotando un avión: si paras el piloto automático tienes que hacerte cargo del avión, de toda la cabina, tomar el mando para salvarte a ti y al resto.

Cuando quitas el piloto automático de tu vida haces lo mismo: agarras el timón, revisas qué hay en la cabina que se llama tu vida y te haces consciente del miedo. ¿De qué tienes miedo ahora? ¿Cuál es la amenaza actual? ¿Dónde está el peligro ahora? Quizá solo el hecho de agarrar el timón hará que el miedo desaparezca.

Perder el miedo al miedo

Darle significado al pasado nos ayuda a dejar de proyectar negativamente una emoción. Es difícil desapegarte de una emoción enquistada, pero muy importante hacer la transición.

Ante esta situación real siente el miedo, date el permiso. Pregúntate lo siguiente: ¿qué ha pasado? ¿Soy capaz de diferenciar entre la seguridad y la confianza? ¿Cuánto confíp en mí para salir de esta situación? Quizá aquí encuentres el problema, en las dudas. Si es el caso, tendrás que trabajar cómo ganar seguridad en una misma, confianza en ti, para encontrar los recursos que te ayudarán a superar y controlar la situación, perdiendo así el miedo. No siempre pueden salir bien las cosas, y no podemos controlarlo todo, pero te habrás arriesgado y lo habrás hecho por ti. 

¿Qué hago si siento miedo al miedo ahora?

Recapitulamos. Desconecta el piloto automático. Analiza el desencadenante de tu emoción… Mantén la conexión con tu cuerpo. Atenta a todas las preguntas que te ayudarán a analizarlo y empezar a actuar:

  • ¿La amenaza es física? ¿Es psicológica? 
  • ¿Dónde sientes ese miedo? Normalmente lo más habitual es en el pecho y la garganta. Si el miedo cumple una función adaptativa entonces esta situación amenazante ¿en qué afecta a tu supervivencia?
  • Ante el miedo la respuesta del organismo es de tensión, hiperventilación, huida, protección… ¿qué haces con esta respuesta del sistema nervioso? ¿Te quedas paralizada o haces algo para sacar la carga fisiológica? Corres, haces ejercicio, gritas… ¿o te estás quedando con el malestar en tu cuerpo?
  • ¿Cuáles son tus estrategias de afrontamiento? ¿Cómo te estás protegiendo? ¿Dejas de pensar? ¿Huyes? ¿Te enfrentas?

La explicación natural del desencadenante, la función, la ubicación corporal, cómo reacciona el organismo… te ayudarán a tomar el control de la emoción, mejorando tu relación con el futuro y disminuyendo las proyecciones y el miedo.

No olvidemos que sentir miedo es natural y que no nos vamos a deshacer de la emoción, ya que es necesaria para nuestra supervivencia. Lo que no es útil es que vivamos toda nuestra vida como una situación amenazante.

No somos máquinas, somos imperfectas y qué maravilla. Esto nos permite crecer, evolucionar, aprender, disfrutar de los errores. Dejemos las máquinas donde están. Dediquémonos a vivir nuestra vida imperfecta y maravillosa.

Gracias por acompañarnos una semana más. Nos escuchamos el próximo domingo. Como siempre, GRACIAS 💖
Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en SpotifyIvoox y en Itunes eso nos ayuda a crecer.

¡Un abrazote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba