Terapia de pareja: ¿Funciona realmente?

Si nos cuesta gestionar nuestras propias emociones, necesidades, preferencias, gustos (…), esto puede complicarse aún más cuando estamos en una relación de pareja. Una relación de pareja implica la unión de dos mundos emocionales que, a veces, pueden no encajar. En otras ocasiones, también puede ser que la relación se marchite o que se sienta atascada. Y, también, pueden darse otras muchas situaciones que desequilibren la estabilidad de la relación y el bienestar de las personas que la componen. Es entonces cuando es probable que sea necesaria la terapia de pareja.

Qué es la terapia de pareja

Una relación de pareja no es solo la unión de dos -o más- personas, sino también la unión de dos mochilas vitales, cada una de ellas cargada con distintas experiencias, mundos emocionales, heridas, necesidades, expectativas, preferencias, creencias, o valores. Así, cada cual aporta a la relación lo que quiere y puede con las herramientas de su mochila.  

La unión de diferentes mundos internos no resulta fácil de gestionar, y es motivo de conflicto -e incluso de ruptura- en muchas ocasiones. De hecho, si ya nos cuesta gestionar nuestro propio mundo interno, ¡imagina lo que supone gestionar el de otra persona y la suma de ambos! No siempre tenemos las herramientas para encajar las necesidades de unos y otros, y es ahí donde puede entrar la terapia de pareja.

Este tipo de terapia se basa en la creación de un espacio de seguridad -bien sea terapia de pareja online o presencial-, en el que poder trabajar todo aquello que está generando malestar en la relación. Esto implica que no solo se trabajarán los conflictos más visibles, sino también las raíces de los mismos.

En muchas ocasiones se tiende a pensar que los temas de pareja deben quedar dentro de esta, y que se tienen que “arreglar” en la intimidad de la relación. Ahora bien como es normal que no tengamos siempre los recursos necesarios, se acaba teniendo a esconder debajo de la alfombra los motivos de conflicto. Se tiende a avanzar “como si no pasara nada” o a huir de los temas que traigan discusiones. Al final, la relación de pareja acaba convirtiéndose en un campo de minas.

Además, a todo esto se le unen los mitos del amor romántico, como aquel que dice que “el amor puede con todo”. Y, ¡el amor no siempre puede con todo! Para que una relación funcione de forma saludable se necesitan muchos más ingredientes además del amor, como son la comunicación, el afecto, el respeto, el compromiso, la intimidad, etc.

El mito del “amor todo lo puede” o el de “el tiempo todo lo cura” pueden hacer que descuidemos el cuidado del vínculo que tenemos y que esperemos que, de forma casi mágica, todo se arregle o mejore por sí solo. Sin embargo, con los vínculos ocurre como con las plantas: la relación nace y crece, pero, lo que pase después, depende de cómo esta haya sido cuidada y regada.

Así, cuando la relación de pareja esté atascada en alguna dificultad o conflicto; cuando la comunicación no funciona; la intimidad o el contacto casi no existan; cuando se está transitando por una crisis que causa malestar en la pareja; o ante cualquier otra circunstancia que desestabilice y genere insatisfacción, la terapia de pareja puede ser necesaria.

Terapia de pareja


En qué consiste la terapia de pareja

La terapia de pareja tiene como finalidad trabajar en profundidad tanto en lo que ahora mismo está generando malestar de una forma más obvia, como en todo aquello que está en las raíces de este. Es decir, quizá el conflicto o crisis por la que se acuda pueda ser por celos, problemas de comunicación, discusiones frecuentes, y un largo etcétera.

Pues bien, en terapia de pareja se trabajaría la gestión emocional, las herramientas de comunicación, o de gestión de conflictos. Pero, también, todo lo que pueda estar debajo de estos problemas.

En un primer momento, se tienen en cuenta las necesidades y objetivos de cada persona de la relación, estableciendo un punto de partida y el lugar hacia el que se quiere ir avanzando. Es decir, es importante comenzar con una buena evaluación de la situación, ateniendo a lo que está ocurriendo en el momento presente (conflictos actuales, comunicación, discrepancias, falta de afecto, dependencia, cambios vitales…). Y, también, teniendo en cuenta la historia de la relación y momentos relevantes de ella.

Como antes veíamos, en el caso de la terapia de pareja no solo hay un mundo interior y una mochila vital, de manera que habrá momentos del proceso en el que puedan hacerse sesiones individuales. Estas sesiones individuales también permiten que se trabajen por separado aspectos importantes en el trabajo común de mejora de la relación.

La idea de la terapia de pareja no es la de tener un árbitro o juez de la relación, sino de trabajar desde la implicación, colaboración y compromiso conjunto en la mejora. Así, algunos de los pilares básicos serán la empatía hacia la historia vital de cada persona, el respeto, o la aceptación.


¿Funciona la terapia de pareja?

Es normal que cueste dar el paso de acudir a terapia de pareja. Ya hemos visto que hay muchas creencias que tenemos arraigadas respecto de dejar lo que pasa dentro de la relación para la intimidad, sin hablar de ello o pedir ayuda. Sin embargo, la terapia de pareja es altamente eficaz.

La terapia de pareja no solo ayudará a manejar todo aquello que está desestabilizando la relación de pareja (y a mejorar la calidad de la misma), sino también a mejorar el bienestar individual de cada persona.

El hecho de que una persona profesional pueda ver desde otro punto de vista lo que está ocurriendo supone un gran avance para poder identificar cuáles son las dinámicas internas de la relación o las necesidades particulares que pueden estar escondidas detrás de los conflictos. Este punto de vista más distanciado y especializado es crucial para solucionar los problemas de base y que la relación no se quede atascada o enmarañada por “el problema”.

El hecho de que el/la psicólogo/a que trabaje con vosotros/as no se ponga del lado de ninguna de las personas es un aspecto crucial y algo diferenciador respecto de, por ejemplo, cuando hablamos de ello con amistades.

Además, ofrecemos terapia de pareja en Barcelona y funciona y es eficaz como en modo online

Algunas de las cosas que consigue la terapia de pareja son:

  • Mejorar la comunicación
  • Aprender a solucionar los problemas y gestionar emociones
  • Aumentar la intimidad, la unión y el apoyo mutuo
  • Equilibrar el vínculo: promover la interdependencia y el desarrollo individual
  • Crear una relación constructiva, invirtiendo en calidad de vida y bienestar


Cuándo hacer terapia de pareja

Otro de los mitos que existen en relación con la terapia de pareja es que solo se acude a terapia de pareja cuando la relación está muy mal o cuando ha pasado algo grave dentro de la misma. Pero, lo cierto es que no es necesario que exista una grave crisis dentro de la relación para acudir a terapia de pareja. Puede acudirse con cualquier aspecto que pueda estar obstaculizando la calidad del vínculo o el bienestar de cada persona.

Al igual que con la terapia individual, no es necesario necesitarlo. Y es bueno que podamos atender la llama antes de tener que apagar el incendio.

Aunque puedan trabajarse múltiples situaciones, puede ser aún más recomendable hacer terapia de pareja cuando:

  • Hay dinámicas de dependencia emocional
  • Hay discusiones frecuentes
  • Hay problemas de comunicación
  • Hay falta de confianza, inseguridades, celos..
  • Ha habido una infidelidad
  • Hay incompatibilidades presentes y/o futuras
  • Hay dificultades en las relaciones sexuales
  • La relación se ha “enfriado” o se siente infeliz

Existen otras situaciones más peculiares, como el maltrato psicológico en la pareja. Este es un caso en el que sería importante pedir ayuda de forma individual a algún organismo especializado en el tema.

Como ves, la terapia de pareja es una opción muy positiva (y, muchas veces, necesaria) para revisar y trabajar todas aquellas barreras que pueden estar interfiriendo en el bienestar conjunto e individual.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 0 | Media: 0)

Psicóloga especializada en bienestar emocional con perspectiva integradora, aunando la rama cognitivo conductual junto con la que considera base de su perfil profesional: las Terapias de tercera generación.

Deja un comentario