¿El dinero da la felicidad? | Ep. 21

Hoy nos acompaña el primo de Yaiza, asesor financiero, y le pone muchísima pasión. Trabaja la economía y el dinero desde un punto muy bonito. Su enfoque está muy relacionado con Somos Estupendas, con la educación hacia empoderar nuestras vidas. Viene a hablarnos desde un punto emocional y psicológico, sobre en qué nos puede ayudar, cuáles son las creencias limitantes y si el dinero da la felicidad.

Antes de seguir leyendo puede interesarte leer el post de cómo ser una persona feliz.

¿Hay relación entre la felicidad y dinero?

Hay relación, aunque una cosa no lleva directa a la otra. A veces confundimos la calidad de vida con el nivel de vida. El nivel de vida es tener un millón de euros en el banco, un Ferrari o una casa en primera línea del mar. La calidad de vida es que disfrutes realmente de lo que tienes. Si tenemos la sensación de que el dinero nos da la felicidad, la buscaremos externamente siempre. Podemos encontrar nuestra paz interior o trabajar nuestra autoestima y, del mismo modo, podemos trabajar que la felicidad dependa también de algo interno.

Puede que te interese leer el artículo de 10 consejos sencillos para ser feliz.

Creencias limitantes sobre la felicidad y el dinero

Sentimos que cuando nos va bien económicamente podemos hacer cosas que nos hacen felices… Y cuando no tenemos tanto dinero no podemos permitirnos ser felices.

Reflexiona sobre esta pregunta: ¿Qué tres cosas te hacen feliz? Es posible que nombres cosas que no necesitan nada de dinero, o una gran cantidad, para cumplirse. Nos han impuesto que, para disfrutar de las cosas, tienen que ser las más lujosas: tienes que viajar a los lugares más caros, ir a hoteles de 5 estrellas, tener los coches más potentes, comprarte una casa con jardín y en el centro de la ciudad… Pero no, ser feliz no depende de tu economía ni de cuánto gastes. ¿El dinero da la felicidad? No.

A aprender a disfrutar de tu vida no te lo enseña el dinero.

La “U” de la felicidad

Aproximadamente en nuestros primeros 25 años de vida tenemos niveles de felicidad elevados, que se reducen a partir de aquí, hasta los 55-60 que vuelve a repuntar.

¡Vaya! Resulta que la época en la que menos felices somos es en la que somos más productivas a nivel laboral. Se dice que las personas somos seres racionales, pero realmente somos seres emocionales que razonan. Nos programan desde la infancia a ser seres racionales. Pero tenemos que dar más importancia a nuestras emociones, porque es lo que nos aportará felicidad.

El dinero: una herramienta más para la felicidad

Tenemos que ver el dinero como una herramienta. El dinero es emocional, tiene emociones. ¿Alguna vez habéis sentido pocas ganas de quedar con una persona que suele ser siempre pesimista y desprende energía negativa? Con el dinero sucede así. Dependiendo de cómo hables al dinero, el dinero tenderá a querer estar más cerca de ti o no. Existen tres fases de esta relación con el dinero: sumisión, control y dominación sobre el dinero. Dependiendo de tus hábitos, conocimientos y de cómo le hables estarás en una fase u otra.

Si no le prestamos atención y pensamos de forma negativa lo que nos falta el dinero va a entender que no estamos siendo felices con lo que tenemos. Parece algo absurdo, pero agradece lo que tienes en tu vida. No quiere decir que no quieras avanzar más en tu vida, pero sí que valores lo que tienes, y vayas pasando las fases. Si nos enfocamos en las buenas emociones que evoca el dinero vuestra relación mejorará.

La teoría del pastel

Imagina que un pastel es todo el dinero del mundo y lo repartimos entre todas las personas. Generalmente penamos que si yo tengo más dinero otra persona tendrá menos. Pero la economía no funciona así. Que yo tenga más dinero no implica que esté quitándole pastel a otra persona, sino que mi trozo de pastel se hace más grande. Porque el dinero se crea a medida que es necesario.

El dinero es reflejo de la productividad de un país, y cada vez somos más productivos, así que el pastel se hace más grande. Además, si yo aumento mi productividad y mi trozo de pastel crece, inspiro a quien me rodea a que haga crecer su trozo de pastel, a romper los límites. También, si mi trozo de pastel se hace grande, promuevo el flujo de la economía, pongo el dinero en movimiento. Hay que tener en cuenta, ser consciente, de dónde invertimos nuestro dinero.

¿Cómo consigo ser feliz con el dinero que tengo ahora?

Quizá estás en un mal momento y no consigues ser feliz con lo que tienes ahora. Si es tu caso es importante que te quedes con este consejo, para dar, aunque sea, un pequeño paso: céntrate en las cosas que tienes, en las que no te cuestan dinero y te hacen feliz. Intenta aumentar la frecuencia de cosas que te hacen feliz, trata de evitar tener la sensación de que el dinero es el culpable. Nadie es culpable, el dinero es solo una herramienta. Con el tiempo esto será un aprendizaje y agradecerás haber pasado por aquí. De los malos momentos puede aprender algo y, con poco, puedes hacer algo. No tengas miedo.

Gracias por acompañarnos una semana más. Nos escuchamos el próximo domingo. Como siempre, GRACIAS 💖 Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en SpotifyIvoox y en Itunes eso nos ayuda a crecer.

Humana en constante aprendizaje y evolución además de fundadora y CEO de Somos Estupendas.

Deja un comentario