Inteligencia emocional: Qué es y cómo trabajarla

La inteligencia emocional es un fenómeno psico-fisiológico que nos permite adaptarnos a los cambios, e integrar lo emotivo y sensible que todas las personas tenemos dentro. Todas las personas tenemos sentimientos y emociones pero no desarrollamos de igual manera nuestra inteligencia emocional, por ello, aquí te enseñamos qué es y cómo puedes trabajar tu inteligencia emocional.

Qué es la inteligencia emocional

Daniel Goleman fue quien hizo hincapié en la importancia de desarrollar la inteligencia emocional y potenciar la capacidad de reconocer los sentimientos propios y ajenos, para tener mayor habilidad en las cinco capacidades básicas de la inteligencia emocional:

Conócete y reconócete emocionalmente

Es la capacidad de reconocer y comprender nuestras propias emociones, ser consciente del efecto que tienen en nosotros y en el resto de personas. Y parece fácil pero no lo es tanto para algunas personas. Además también implica el reconocimiento de nuestras fortalezas y limitaciones, a estar abiertos a la nueva información y experiencias, a aprender de la interacción con los demás aceptando los diferentes puntos de vista.

Curso de inteligencia emocional

Nos adentraremos en la identificación, comprensión y aceptación de las emociones y en las técnicas que has de llevar a cabo para regularlas y construir relaciones saludables, con tu entorno y contigo misma. 

31 talleres | Nuevo curso

La regulación emocional es la base de tu equilibrio

La autorregulación es la competencia existente dentro de la inteligencia emocional que nos permite saber cómo expresar nuestras emociones de una manera adecuada.

En la medida en la que sabes integrar y regular tus emociones, sabrás ser más flexible y conseguirás tener mayor adaptación a los cambios que puedan surgirte en la vida.

El tener una buena conciencia emocional nos ayuda y favorece en la regulación de nuestras emociones y la propia regulación hace que podamos tener un buen autocontrol emocional.

Comunícate mucho y bien

Tener una buena comprensión emocional implica algo más que sólo la introspección sobre las emociones y el entendimiento de los sentimientos de los otros.

También es importante comunicarse emocionalmente y saber interactuar emocionalmente con los demás. Es la manera de restar intensidad a nuestras emociones desagradables y de no cargar la
mochila de más.

Cómo mejorar la comunicación te dará unos consejos imprescindibles para que puedas empezar a sentirte más cómoda en un diálogo y en las relaciones interpersonales.

“Si a veces cuesta cargar con nuestra mochila… imagina llevar a tus espaldas la de los demás.”

La empatía hace que seas más inteligente emocionalmente

Ser una persona empática no es sólo ponerse en la piel de los demás y comprender sus emociones o sus situaciones particulares, también es actuar e interaccionar en base a ello.
En la medida en la que empatizas con el mundo, entiendes que no todo el control está en tu mano y comienzas a no intentar controlar todo. Las personas hacen y deshacen en función de sus propias vivencias, experiencias, historia de vida y emociones.

Motivación intrínseca antes que extrínseca

El tener una motivación intrínseca es aquello que hace no sólo actuemos en base al reconocimiento de los demás, al dinero, al
status…. Una motivación intrínseca se basa en encontrar una pasión por alcanzar y satisfacer las propias necesidades.

Cómo trabajar la inteligencia emocional

Trabajar la inteligencia emocional es fácil pero requiere de cierto tiempo y dedicación. Y justamente, la falta de tiempo es la que hace que no nos paremos a valorar cuán inteligentes emocionalmente somos y cómo podríamos mejorar dicha habilidad.

Aquí, te lo ponemos fácil con unos ejercicios que puedes empezar a practicas desde ya.

¿Estás preparada? estaremos encantados de que una vez hayas puesto en práctica dichos ejercicios, puedas compartir con nosotros tu opinión.

Registro emocional

Para poder trabajar en la inteligencia emocional es necesario que tengas conocimiento sobre tus propias emociones. Para ello, te propongo que crees un cuaderno en el cual reflexiones sobre las emociones que has tenido en tu día o sobre la emoción más predominante de tu día. Así, conseguirás saber si tienes cierta estabilidad o por el contrario, fluctúas emocionalmente.

Juega al 3-3-1 y aumenta tu inteligencia emocional

Mejorar y trabajar la inteligencia emocional no necesariamente tiene que ser algo aburrido, jugando también se aprende.

El juego 3-3-1 (no lo busques en ningún lado, porque me he inventado su nombre) se puede hacer en familia o con amistades, y consta de tener que escribir en unas tarjetitas de cada participante del juego:

3 Cualidades positivas que tenga la persona y justificarlas.

3 Cualidades a mejorar que consideras que tiene la persona y justificarlas.

1 Cualidad que consideres que la persona y que a ti te gustaría tener.

Después, una vez escrito todos los papelitos, depositarlos en una mesa y hacer una especie de quién es quién, compartiendo impresiones y generando un debate en el cual no haya cabida a malos royos, roces o enfados. Aquí todo suma.

Párate y observa

¿Cuántas veces te paras en el día para observar y darte cuenta de cómo te sientes realmente?

No estamos acostumbrados a parar y cuando lo hagas, probablemente te cueste y lo veas de una manera superflua…. Para que eso no ocurra, rasca más ahí.

¿Qué es lo que realmente sientes?

¿Sabes el motivo de sentirte así?

¿De qué manera podría solucionarlo?

Si te parece complicado pararte un tiempo y dedicártelo a ti misma, te aconsejo que inicies alguna meditación cortita y con el entrenamiento ir adelantándolo.

Inteligencia emocional: Qué es y cómo trabajarla

Para qué sirve la Inteligencia emocional

Aunque, tal vez, pueda parecerte algo exagerado… la inteligencia emocional mueve el mundo. O al menos, mueve tu mundo.
Las personas que tienen una buena inteligencia emocional tienen relaciones interpersonales más fructíferas, enriquecedoras y sanas.

Por cierto, antes de que se me olvide, hemos seleccionado los 7 mejores libros de inteligencia emocional que seguro que pueden ayudarte.

Seguimos.

Conectar con las personas, ponerse en el lugar del otro, ver más allá de la apariencia y saber conectar con la esencia de las personas, no es algo que pase desapercibido nunca.

La inteligencia emocional es como un músculo, no crece si no se entrena.

Ser inteligente emocionalmente es necesario para poder adaptarse al mundo en el que vivimos. Nos sirve para absolutamente todo. Desde pedir en un bar tu primer café con leche hasta poder acompañar a una persona en los momentos más complicados de la vida.

Sirve para poder vivir lo mejor posible, para poder relacionarnos con los demás entendiendo los diferentes puntos de vista, siendo personas más flexibles y con apertura mental. Tener más capacidad para reconocer los errores y aprender de ellos, para poder reconocer los méritos propios y ajenos, y también para compartirlos con las demás personas.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

Puntuación: 3.7 / 5. Votos: 48

Psicóloga especializada en el área de infanto-juvenil y en psicología forense, en constante reciclaje y formación para poder ofrecer lo mejor de ella misma.

Deja un comentario