Cómo desarrollar la inteligencia emocional

Todas las personas tenemos sentimientos y emociones pero no todos desarrollamos de igual manera nuestra inteligencia emocional. Por ello, aquí te enseñamos cómo desarrollar la inteligencia emocional de una manera sencilla.

Cómo desarrollar inteligencia emocional paso a paso

Sentir es ese fenómeno psico-fisiológico de las personas que nos permite adaptarnos a los cambios, e integrar lo emotivo y sensible que todos tenemos.

Para poder desarrollar la inteligencia emocional, es necesario que se desarrollen las cinco capacidades básicas de la misma para que así se puedan reconocer los sentimientos propios y ajenos de una manera óptima. Pero antes tienes disponible un test de inteligencia emocional en el que podrás saber cuánta de desarrollada está tu inteligencia emocional.

Curso de inteligencia emocional

Nos adentraremos en la identificación, comprensión y aceptación de las emociones y en las técnicas que has de llevar a cabo para regularlas y construir relaciones saludables, con tu entorno y contigo misma. 

31 talleres | Nuevo curso

Autoconciencia emocional

Es la capacidad de reconocer y comprender nuestras propias emociones, ser consciente del efecto que tienen en nosotros y en el resto de personas.
Y parece fácil pero no lo es tanto para algunas personas. Además también implica el reconocimiento de nuestras fortalezas y limitaciones, a estar abiertos a la nueva información y experiencias, a aprender de la interacción con los demás aceptando otros puntos de vista.

Regulación emocional

La autorregulación es la competencia que nos permite saber cómo expresar nuestras emociones de manera adecuada, en la medida en la que sabes integrar y regular tus emociones, sabes ser más flexible y consigues tener mayor adaptación a los cambios.

Comunicación

Tener una buena comprensión emocional implica algo más que sólo introspección sobre las emociones y sobre el entendimiento de los sentimientos de los otros. También es importante comunicarse emocionalmente y saber interactuar emocionalmente con los demás.
Es la manera de restar intensidad a nuestras emociones desagradables y de no cargar la mochila de más.

Empatía

Ser una persona empática no es solo ponerse en la piel de los demás y comprender sus emociones y sus situaciones particulares, también es actuar e interaccionar en base a ello.
En la medida en la que empatizas con el mundo, entiendes que no todo el control está en tu mano y comienzas a no intentar controlar todo. Las personas hacen y deshacen en función de las propias vivencias y experiencias de sus vidas.

Motivación intrínseca antes que extrínseca

La motivación es la fuerza que dirige nuestros actos. El tener una motivación intrínseca es aquello que hace no sólo actuemos en base al reconocimiento de los demás, al dinero, al status….
Una motivación intrínseca se basa en encontrar una pasión por alcanzar y satisfacer las propias necesidades y los objetivos internos. Es la búsqueda de metas que nos hacen estar en sintonía con nosotros mismos y tener una satisfacción puramente personal.

Cómo desarrollar la inteligencia emocional

Actividades de inteligencia emocional

La inteligencia emocional no se da de la noche a la mañana, es necesario trabajarla diariamente, de manera sencilla, con actividades que puedan facilitar su adquisición. Una opción también muy recomendable es leer libros de inteligencia emocional, seguro que pueden ayudarte mucho en el desarrollo de inteligencia emocional.

A continuación te contamos algunas de las actividades que puedes hacer para desarrollar la inteligencia emocional.

1. Identifica tus emociones

Te propongo que escribas con todo lujo de detalles las emociones sientes en los últimos siete días. Para que te sea más fácil puedes asociar dichas emociones a lo que te ocurrió durante ese día o momento concreto.

Es importante que no confundas tus estados emocionales con estados físicos, ya que no es lo mismo estar triste que estar cansada.

2. Saca la lupa e identifica las emociones de los demás.

Puedes hacerlo tú misma mientras estás tomándote un café o de manera más pautada como se hace en algunos talleres. Es una de las actividades más comunes y se basa en la observación de diferentes fotografías en las que hay diferentes expresiones faciales y contextos. Se trata de que identifiques los rasgos de la emoción que consideras que está expresando, qué sensación te produce y que le des un significado congruente.

3. ¡Mírate, mírate!

En esta actividad, un compañero hará de espejo contigo y será tu aliado. Es un ejercicio que se realiza en parejas, una persona tiene que contar de manera natural un acontecimiento importante de su vida, que contenga carga emocional. La otra persona tendrá que escuchar activamente y fijarse detalladamente en el lenguaje no verbal… ¿qué crees que ha sentido? explícalo detalladamente. Después, intenta imitarlo y hacer de espejo, reproduciendo su discurso, tono de voz, gestos…. ¡Parece fácil pero tiene su cosilla!

Juegos de inteligencia emocional para niños

Se recomienda que la inteligencia emocional se empiece a trabajar desde edades tempranas, tanto en el colegio como en casa. Trabajarse en diferentes ambientes fomentará modelos de comportamiento emocionalmente inteligentes para que los niños se desarrollen siendo unos adultos empáticos y emocionales.

Educar en inteligencia emocional previene adicciones, falta de autoestima, violencia y otros comportamientos perjudiciales para su salud y bienestar.

Por ello, a continuación, te dejamos unos juegos de inteligencia emocional que puedes hacer con los niños.

1. Dominó de las emociones

Como el dominó de toda la vida, solo que éste en una mitad tiene que haber una emoción, y en la otra, una situación que genera una emoción diferente. Para jugar a ello, se forman equipos y cada integrante tiene que ir relacionando una emoción con una situación que genere dicha emoción.

Además, algo que enriquece el juego es poder hacer un debate en el que los niños/as puedan expresar sus emociones y en qué situaciones se han podido sentir de determinada manera.

2. Los cofres de las emociones

Se basa en comprar un par de cajas o cofres molones a los que vamos a dar un título en función de la emoción que vaya a contener. Por ejemplo, uno puede ser el cofre de la felicidad y consistirá en que el niño en cuestión pueda meter dentro de ello situaciones o noticias positivas que le han conectado con la emoción correspondiente. A su vez, también es aconsejable tener uno más desagradable, el de las preocupaciones o tristeza, para ayudarle a que no sólo exprese lo bueno sino que lo que es menos agradable también es positivo hablar de ello y tener una adecuada ventilación emocional.

3. Libreta del ‘yo te cuento’

Para esta actividad adulto (padres, madres o persona de referencia) tiene que tener una libreta y el niño/a otra, en ellas escribirán por día una cosa que consideran importante y que quieren que sepa la otra persona. Cada día antes de dormir, tendréis que ir al rincón donde están las libretas y generar un espacio de 10-15 minutos para dialogar sobre ello.

Si aún con todo esto, sigues interesada en saber más y tus ansias de conocimiento no se han saciado… ¡no queremos que te quedes con hambre! y puede que te resulte interesante conocer más a fondo sobre qué es la inteligencia emocional y cómo trabajarla.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

Puntuación: 5 / 5. Votos: 1

Psicóloga especializada en el área de infanto-juvenil y en psicología forense, en constante reciclaje y formación para poder ofrecer lo mejor de ella misma.

Deja un comentario