Técnicas de resolución de conflictos | Ep. 138

Hola bonitas y bienvenidas un domingo más al podcast de Somos Estupendas. Es probable que todo el mundo se haya encontrado con conflictos en su vida que no haya sabido resolver. Por eso queríamos traeros al podcast algunas herramientas y técnicas de resolución de conflictos que se nos presentan en la vida. Para ello tenemos con nosotras a Esther, psicóloga de Barcelona en el equipo de Somos Estupendas.

Qué es un conflicto

De entrada, lo primero que nos viene a la cabeza cuando pensamos en conflicto es algo negativo. Y ese es el problema, porque el conflicto en sí no es necesariamente negativo. Es cualquier situación donde discrepemos, donde no estemos de acuerdo o las cosas se vean diferentes. Diferentes a otra persona o incluso con nosotras mismas.

El conflicto es inevitable, nos acompaña históricamente desde siempre, porque no hay dos personas iguales. Tenemos intereses, opiniones y objetivos diferentes al resto del mundo. Si no hubiera conflicto no evolucionaríamos porque no habría nada nuevo que traer a nuestra vida. Sería todo tremendamente aburrido.

Del mismo modo que la ansiedad, que cuando no alcanza niveles elevados es necesaria en nuestra vida, el conflicto nos ayuda a crecer y avanzar. Nos molestan las diferencias, pero son necesarias para crecer.

El conflicto es inevitable y puede ser positivo

Por qué nos afectan los conflictos

El conflicto tiene la importancia de que nos pone en juego, activa nuestras emociones. Y, ¿qué pasa si no sabemos gestionar nuestras emociones?

¿Qué pasa si no sabemos comunicarnos de una forma asertiva? ¿Qué pasa si nuestras experiencias anteriores al conflicto no han sido buenas?

Puede que sintamos que reaccionamos de forma que no nos gustaría, que no sabemos comunicarnos, que sintamos un gran malestar frente al conflicto.

Qué son las técnicas de resolución de conflictos

Normalmente las personas nos enfrentamos al conflicto de varias formas:

  • Evitar: ¿por qué lo evitamos? Quizá porque pensamos que no tenemos habilidades para afrontarlo y comunicarnos o creemos que vamos a perder el conflicto. Posicionarte desde el “voy a perder” te conecta con el fracaso, algo que nos han enseñado que es terrible y que nos bloquea.
  • Confrontar: en este caso nos colocamos en la posición de “debo ganar”. Esto genera que el conflicto se convierta en una guerra, con la consecuencia de que alguien acabará sufriendo daño.
  • Dialogar: esta opción que en muchas ocasiones no se utiliza, es la ideal. Entender las necesidades de la otra persona y poder comunicar las tuyas para llegar a un acuerdo, para ganar-ganar. El problema es que no nos enseñan a hacerlo.

Además de estas resoluciones naturales que hacemos, se pueden aplicar estrategias o técnicas de resolución de conflictos específicas, que más adelante os detallamos.

Técnicas de resolución de conflictos en grupo y pareja

A veces, por presión social o por miedo no hablamos de nuestras ideas o necesidades. En pareja tenemos una carga de creencias irracionales, como, por ejemplo: los hombres son los que llevan los pantalones en la relación.

El querer tener siempre la razón. No es necesario que los demás siempre vean las cosas o piensen como tú. Es, de hecho, enriquecedor contar con diferentes puntos de vista para construir cosas nuevas en la relación.

Además de en grupo o en pareja, el conflicto también puede ser contigo. No eres quien eras hace 10 años, o quien eras ayer, o hoy mismo tienes diferentes voces y opiniones. Estamos en constante cambio. Las técnicas de resolución de conflictos pueden aplicarse a cualquier nivel de relación.

Ejemplos de técnicas de resolución de conflictos

Habrá conflictos sin solución, y tendrás que decidir si te vale la pena. Tienes que pensar qué quieres tú, porque tu felicidad está por encima de todo lo demás. A continuación, te dejamos algunos ejemplos de técnicas de resolución de conflictos:

Acomodación

En la acomodación se trata de encontrar un punto medio entre tú y la otra parte. Cuando se tiene un conflicto y se quiere resolver de este modo, por ejemplo, para acordar dónde ir de viaje, se tendrán que escuchar los deseos de ambas partes y esto facilitará la comprensión y encontrar un punto medio que sea aceptado por todos.

Colaboración

Cuando dos personas están enfrentadas, por ejemplo, dos clases en el colegio, una buena forma de resolver el conflicto es fomentar que tengan que conseguir un objetivo común y tengan que colaborar. Esto hará que se armonice la situación, que se necesiten y se conozcan más profundamente.

Mediación

Otra opción es, cuando dos partes no se entienden y les costará llegar a un acuerdo por sus medios, es tener una tercera parte que medie entre ellas. Esta conciliación tiene que ser con una tercera parte neutra, para que nadie perciba que tiene ventaja o desventaja. Es un punto de vista nuevo y fresco que tiene que conocer las necesidades de todo el mundo.

Como siempre, gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en Spotify y en Itunes, eso nos ayuda a crecer.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

Humana en constante aprendizaje y evolución, además de cofundadora y CEO de Somos Estupendas y futura psicóloga.

Deja un comentario