La culpa y la vergüenza | Ep. 92

Hola bonitas y bienvenidas un domingo más al podcast de Somos Estupendas. Seguimos con el segundo podcast de la temporada, una temporada llena de temas súperimportantes. Hoy nos acompaña June para hablarnos de un tema ambiguo, de dos emociones en concreto: la culpa y la vergüenza. Esperamos que el podcast de hoy te ayude a comprenderte mejor.

Antes de entrar en materia, nos gustaría hablaros sobre nuestra campaña la verdadera vuelta al cole. Se trató de un movimiento nacido para reivindicar la enseñanza y el acompañamiento de todas aquellas asignaturas de la vida, como la inteligencia emocional, que nos toca aprender por el camino ya de adultas. Interioricemos que nunca es tarde para seguir conociéndonos. Igual que no lo es para luchar por una enseñanza actualizada y que nos dé las herramientas necesarias para poder gestionar las situaciones que la vida nos pone delante.

Qué son la culpa y la vergüenza

La culpa y la vergüenza se entienden como emociones, pero concretamente son emociones secundarias porque no forman parte de nuestro paquete de emociones básicas primarias y ancestrales, sino que surgen a raíz de la interacción con otras personas.

No es algo que nazca de primera mano del ser humano, sino que surge en las relaciones, en la sociedad. Ambas se manifiestan en los primeros años de vida. La vergüenza suele ser más preverbal, es una emoción muy somática y sensorial

La culpa aparece cuando desarrollamos el lenguaje, alrededor de los 2 años. Podríamos decir que la vergüenza aparece como una sensación y la culpa como una explicación.

La culpa y la vergüenza son emociones secundarias y sociales.

Emociones primarias y secundarias

Las emociones primarias son alegría, tristeza, rabia, miedo y asco. Se habla también de la emoción primaria de sorpresa. Estas son las conocidas como biológicas, las que por instinto surgen.

Las emociones secundarias surgen de la relación entre estas primarias. Por ejemplo, una persona que siente por ejemplo la culpa o la vergüenza puede tener detrás miedo, tristeza, rabia… La rabia es una de las emociones más castigadas, pero es válida y tiene que ver con la culpa y la vergüenza.

Emociones desadaptativas

La vergüenza en entornos de seguridad puede ser tolerable, pero si la respuesta del entorno es punitiva o desagradable la vergüenza se activará de forma desadaptativa: se vinculará a creencias de que nadie te va a querer o de que no eres capaz. Esto está muy vinculado ser la niña buena, ya que la persona tenderá a sentir que tiene que hacer cosas por los demás, complacer para que la gente la valore y la quiera.

Si no te sientes querible tenderás a esconder partes de ti para que no te rechacen. Se busca compensar la parte defectuosa para sentirse aceptada. De aquí viene la rabia inhibida. Además, cuando no podemos sostener que somos culpables de algo, proyectamos esa culpa en forma de rabia hacia afuera.

Qué hago con la culpa y la vergüenza

La psicoeducación en todo el proceso de trabajo con la culpa y la vergüenza es clave. El no responsabilizarnos de las emociones de las demás personas es absolutamente necesario. Tus emociones son tuyas, y las mías son mías.

El trabajo en la expresión de la rabia (o de cualquier otra emoción, como la culpa y la vergüenza) tiene que ir acompañado de darse el permiso de conectar con esa rabia. Si no la dejamos salir no podremos aprender a redirigirla y manifestarla de forma asertiva. Porque sí, la rabia y la asertividad pueden acompañarse.

Observa lo que has vivido y dale sentido y comprensión a tu historia. Nombra ponle nombre a la culpa y a la vergüenza y descríbelas también a nivel corporal. Familiarízate con ellas. Acepta que todas las emociones tienen espacio y pueden convivir en ti. Normalmente las sentimos como intrusas, pero nos están queriendo decir algo.

Como siempre, gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en Spotify y en Itunes, eso nos ayuda a crecer.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 2 | Media: 5)

Humana en constante aprendizaje y evolución además de cofundadora y CEO de Somos Estupendas.

Deja un comentario