Hábitos de autocuidado para el verano

¿Qué son los hábitos de autocuidado? ¿Crees que cuentas con unos buenos hábitos?

Ha llegado el verano y esto es, en muchas ocasiones, sinónimo de vacaciones, menos estrés, planes, noches más largas… Lo cierto es que también es un buen momento para instaurar hábitos de autocuidado que en el día a día pasan por alto. En este articulo encontraréis diferentes hábitos de autocuidado para el verano.

Qué son hábitos de autocuidado

Por normal general los hábitos de autocuidado tienen que ver con cuidar de nosotras mismas. Quizá os suene la frase “Siempre estoy para todo el mundo menos para mí”. Amigas, esto no puede continuar siendo así. El autocuidado no es un lujo, es una prioridad. 

“El autocuidado no es un lujo, es una prioridad”

Instaurar hábitos de autocuidado es esencial para mantener el equilibrio. Los hábitos de autocuidado son el conjunto de acciones que se llevan a cabo para cuidar la salud mental, física y emocional.

El autocuidado es una opción que solo tú puedes decidir llevar a cabo. Nadie puede hacerlo por ti. Eres la responsable de este bienestar. 

Beneficios de instaurar hábitos de autocuidado

Los hábitos de autocuidado proporcionan varios beneficios que una vez conozcas vas a querer tener no solo en verano, si no espero que en tu día a día:

  • Conocerte más y mejor a ti misma
  • Mejora de la toma de decisiones sobre tus propias necesidades
  • Mejora de tu autoestima
  • Mayor conexión con tus emociones lo que beneficia a tu gestión emocional
  • Aprender a decir no
  • Poner el foco en ti 
  • Tomar conciencia de ti misma: lo que eres, lo que quieres y donde quieres ir

Cuidar de nosotras mismas e incorporar rutinas de autocuidado es fundamental para la mejora de nuestro bienestar. 

Lo que no es autocuidado

Al trabajar en hábitos de autocuidado a veces nos encontramos con una palabra que dista mucho del significado real de este proceso: egoísmo. 

Autocuidado no es que te olvides de las personas que hay en tu entorno para solo centrarte en ti.

Autocuidado no significa que no ejerzas responsabilidad afectiva sobre los demás. 

Unos buenos hábitos de autocuidado tienen que ver con hacer aquello que mejor sienta para ti, sabiendo lo que necesitas. Es tenerte en cuenta para todo y de la mejor manera posible.

Tipos de autocuidado 

La situación que llevamos arrastrando este último año es posible que haya hecho que nuestro equilibrio a nivel emocional y personal no sea el mismo. El estrés ha estado presente en nuestro día a día. 

El verano es un buen momento para parar y poder volver a estructurar nuestra vida y nuestros hábitos de autocuidado. 

Existen diferentes formas de autocuidado a tener en cuenta y que os explicamos a continuación.

Autocuidado físico

Entender nuestro cuerpo como nuestro hogar hará que le demos el cuidado que este se merece. 

Estos hábitos de autocuidado se basan en darle a tu cuerpo lo que necesita en cada momento y respetando sus tiempos. En nuestro día a día solemos estar bajo la presión del estrés y esto tiene consecuencias directas sobre nuestra salud física. 

Es importante que cuando no estamos sometidas a altos niveles de estrés regulemos ese cuidado que a veces queda en el olvido: date descansos, duerme las horas correspondientes, cuida tu alimentación o añade la practica de ejercicio físico en tu rutina. 

Autocuidado emocional 

¿Cuántas veces paráis para conectar con vosotras? Qué sentís, que estáis pensando… 

La esencia de un buen autocuidado se encuentra en esta capacidad de introspección. 

Trabajando este tipo de hábitos de autocuidado podemos hacer de las emociones nuestras mejores amigas del día a día. Hacer hincapié en la importancia que tiene una buena gestión emocional para el bienestar de las personas. 

Quizá no lo habías escuchado antes: eres merecedora de este cuidado que te das a ti misma.

 Autocuidado social

Somos seres sociales y como tal esta parte de nosotros no la podemos descuidar. 

Rodete de aquellas personas que te aporten y respeta tus propios tiempos para hacerlo.

No se trata de hacer planes con gente por hacer si no de compartir aquellas cosas que quieres hacer con las personas que mejor que te vayan a acompañar. 

Incluimos en estos hábitos de autocuidado la importancia de saber pedir ayuda cuando la necesitamos, de saber escuchar, dar y recibir afecto y practicar la responsabilidad afectiva. 

Autocuidado cognitivo 

¿Cómo es tu dialogo interno? ¿Te hablas de la mejor forma posible? ¿Cómo son tus pensamientos? 

En muchas ocasiones no somos el mejor ejemplo de compasión para nosotras mismas… Trabajar en este autocuidado, mejorar la manera en la que nos dirijimos a nosotras mismas, en los pensamientos que tenemos nos proporcionará bienestar. 

Además, para trabajar en estas habilidades de autocuidado también es importante conocer aquellas actividades que te hagan ejercitar la cognición: leer ese libro que tenias pendiente, estudiar un curso nuevo…

Hábitos de autocuidado 

A continuación hemos realizado una pequeña recopilación de diferentes hábitos de autocuidado para este verano. 

Hábitos de autocuidado físico

  • Llevar a cabo una buena higiene del sueño. Dar al descanso la importancia que tiene en nuestro bienestar. 
  • Cuida tu alimentación. No todo vale ya que no todo nos sienta de la misma manera. Conocernos en este aspecto también nos aportará grandes beneficios. 
  • Realizar ejercicio físico. El verano es una época en la que salir a caminar puede ser una buen idea para empezar a mover nuestro cuerpo.
  • Comenzar a practicar la atención plena 

Hábitos de autocuidado emocional

  • Aprender sobre la gestión emocional
  • Llevar a cabo un diario sobre tus emociones que te ayudará a conocerte mejor en este aspecto
  • Dejar los juicios de lado
  • Aceptar las emociones
  • Darte la oportunidad de cuidar de ti 

Hábitos de autocuidado social

  • Trabajar en habilidades sociales
  • Trabajar en habilidades de comunicación 
  • Visitar a personas que por la rutina no puedes ver
  • Realizar planes que te apetecen
  • Conocer gente nueva 

Hábitos de autocuidado cognitivo 

  • Cuida de tus pensamientos. La forma en la que interpretamos las cosas tiene un peso fundamental en cómo nos sentimos. 
  • Mejora el dialogo interno
  • Rodéate de cosas que te estimulen la mente
  • Lee un libro
  • Ver películas pendientes
  • Escuchar podcast interesantes
  • Pon en marcha la creatividad: escribe, dibuja, pinta…
  • Aprende a hacer cosas nuevas
Hábitos de autocuidado para el verano

Cómo instaurar nuevos hábitos

Tus hábitos de autocuidado deben estar adaptados a tus necesidades. No tienes que abordar todo de una vez si no poco a poco instaurar aquellos hábitos con los que mejor te vayas sintiendo. 

Es importante que a la hora de poner en practica nuevos hábitos tengas en cuenta algunas recomendaciones: 

  1. Los nuevos hábitos de autocuidado cuanto más adaptado estén a ti mas reales y fáciles de conseguir serán. 
  2. Saber qué es lo que quieres conseguir y desde dónde partes.
  3. No intentes controlar todo, no se puede y no pasa nada. Vive en sintonía con lo que necesitas y puedes darte.
  4. Constancia. Quizá algunos de los objetivos de tu autocuidado necesitan un periodo donde los resultados no son inmediatos. 
  5. Fallar es aceptado. Puede que no salga como queremos a la primera, no pasa nada. 

Este verano puede ser el momento perfecto para poner en practica tu propio autocuidado, no lo dejes pasar.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

Puntuación: 5 / 5. Votos: 3

Asegura ser persona antes que psicóloga por vocación y este es su mantra: “Conozca todas las teorías, domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas otra alma humana” (Carl Jung). Así es como quiere llegar con cada palabra.

Deja un comentario