Sentimiento de culpa: Síntomas y cómo superarlo | Ep. 79

https://somosestupendas.com/talleres-psicologia/explora-y-gestiona-tu-ansiedad/

Hola bonitas y bienvenidas un domingo más al podcast de Somos Estupendas. Hoy nos acompaña Carlota, psicóloga del equipo que hoy se estrena en este espacio. Viene a dar luz al sentimiento de culpa: síntomas y cómo superarlo. Esta emoción tan común nos ha dado más de un dolor de cabeza y puede ser realmente muy invalidante. Esperamos que este rato compartido pueda serviros para entenderla mejor y empezar a gestionarla.

Pero, antes de empezar tenemos que anunciaros que el próximo sábado 21 de mayo June impartirá un taller sobre el manejo de la ansiedad. Si sientes que en este momento te está costando entender la ansiedad y manejarla serás muy bienvenida en el taller.

Síntomas de sentimiento de culpa

La culpa es una emoción y, como todas, tiene una función adaptativa. El sentimiento de culpa es necesario, nos ayuda a reconocer los errores y nos da la oportunidad de aplicar mecanismos de ajuste o reparación de esos errores. Si no sentimos culpa en nuestra vida estaríamos hablando de una patología o incapacidad para empatizar o conectar.

Pero hoy hablaremos más de la culpa desadaptativa. ¿Cuándo es desadaptativa? Cuando la culpabilidad salta como una alarma constante, cuando hay un juicio inflexible y te castigas de forma excesiva. Por lo tanto, nos estamos castigando siempre y sentimos que no podemos acabar de disfrutar o de sentirnos bien.

El sentimiento de culpa tiene varios síntomas que nos impiden superarlo: irritabilidad, nerviosismo, ira, tristeza… Es una sensación de dolor en la que no acabas de disfrutar, hay una sensación que te pesa, un malestar intenso.

Superar el sentimiento de culpa

Dependerá de la educación que hemos recibido, de nuestro grupo de iguales, de las creencias culturales y religiosas, de los medios de comunicación… La presencia o no de culpabilidad hará que te valores de una u otra forma.

La flexibilidad y tolerancia ante los hechos o errores, la capacidad de aceptación, la empatía hacia ti misma, etc. son factores que te ayudarán mucho a afrontar el sentimiento de culpa.

De nuevo, no se trata de hacer desaparecer el sentimiento de culpa, lo necesitamos para mantener buenas relaciones sanas y no hacer cosas dañinas al resto de personas. Es importante acoger la culpa adaptativa porque es la que nos permite realizar cambios.

Identificar que me he equivocado es una oportunidad de cambio.

Sentimiento de culpa sin motivo

El sentimiento de culpa es desadaptativo cuando se manifiesta sin motivo. En la culpa hay varios conceptos clave que debemos conocer y saber diferenciar:

  • El acto causal: es lo que provoca la culpa. El acto causal puede ser real o imaginario
  • Interpretación del acto: esto sería la percepción que yo tengo, el significado negativo que le doy a lo que ha sucedido. Aquí es donde nos tendremos que centrar para trabajar la culpa desadaptativa.

La culpa como mecanismo de defensa

En muchas ocasiones, aunque el sentimiento de culpa nace sin motivo aparente o sin responsabilidad real sobre un suceso, aparece como un mecanismo de defensa. Este mecanismo de defensa es un círculo vicioso que nos hace utilizar la culpa como una tapadera, como una protección para no acceder a la emoción original de lo que está viviendo la persona.

Esto sucede porque la emoción tras la culpa sería mucho más desgarradora y dolorosa en comparación al dolor de la culpa. Por ejemplo, con la enfermedad de una hija, para la madre quizá sería más fácil lidiar con el sentimiento de culpa que con la tristeza profunda.

Cómo gestionar el sentimiento de culpa

Sin ninguna intención de generar frustraciones, os traemos el escenario ideal de las cosas que se pueden empezar a trabajar para que el sentimiento de culpa reduzca sus síntomas y puedas superarlo. Quizá no es tu momento adecuado, o quizá necesitas un acompañamiento profesional para poder dar el empujón necesario y cerrar heridas emocionales y ajustar la culpa.

No es nada sencillo y si no se consigue de buenas a primeras no es culpa tuya.

Identificar qué me provoca malestar

Para y pregúntate por qué te sientes culpable. Identifica el hecho, ya sea real o imaginario. Identifica también cuáles son tus creencias erróneas, cuáles son tuyas y cuáles adquiridas sin reflexión previa.

Analizar la situación desde la neutralidad

Este ejercicio es más fácil realizarlo en terapia. Estamos contaminadas por nuestras creencias, experiencias previas, emociones y, en muchas ocasiones, con la obligación de ser la niña buena. Por ello, es difícil hacerlo con una misma, pero trata de analizar la situación de la forma más objetiva posible.

Date permiso para sentir malestar

Tenemos que parar a dar espacio y voz a ese malestar porque nos está diciendo cosas. Para trabajar en el sentimiento de culpa tenemos que saber qué estamos sintiendo y si te implica solo a ti o a otra persona.

Si es posible poner la conducta reparadora

Si es el caso y es necesario, habrá que transformar la culpa en responsabilidad, tomar acción para reparar lo que ha sucedido y, por supuesto, perdonarte a ti.

Como habéis visto, la culpa es una emoción muy compleja condicionada por muchísimos factores. Esperamos haber dado un poco de luz y os animamos a explorar la culpa desadaptativa para que cada vez vaya teniendo menos fuerza en vuestras vidas.

Como siempre, gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en Spotify y en Itunes, eso nos ayuda a crecer.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 1 | Media: 5)

Humana en constante aprendizaje y evolución además de cofundadora y CEO de Somos Estupendas.

Deja un comentario