Cómo salir de un círculo vicioso | Ep.75

¡Hola bonitas y bienvenidas un domingo más al Podcast de Somos Estupendas! Hoy nos acompaña Laura, psicóloga del equipo, a hablarnos de un tema del que no se habla mucho y estoy segura de que os va a interesar. Hoy sabremos un poco más sobre algo que afecta a todo el mundo: cómo salir de un círculo vicioso.

¿Qué es un círculo vicioso?

Un círculo vicioso es una acción constante, que se repite de forma sistemática. En el círculo vicioso suelen aparecer los mismos patrones y el mismo resultado. Se caracteriza también en que es perjudicial para la persona que lo padece. Está muy vinculado a pensamientos obsesivos y a preocuparme en exceso.

Es cualquier conducta que se realiza una y otra vez, es nociva y parece que no se puede evitar. Pongamos un ejemplo para verlo más claro: imaginad una persona que piensa de sí misma que es aburrida, introvertida y que las habilidades sociales no se le dan bien.

En los círculos viciosos pasará lo siguiente: cuando vaya a un encuentro social con esas creencias, quizá está más callada, no participa y se sentirá tensa. Sus creencias harán que esa situación se perciba como hostil, que se esté angustiada y se comporte de manera más cerrada.

El pensamiento lleva a una conducta y la conducta lleva a una emoción que refuerza el pensamiento inicial.

Círculos viciosos en pareja

Querer salir de los círculos viciosos puede generar culpa. Estos círculos son creencias irracionales o desadaptativas sobre ti misma o sobre los demás. Si esta creencia está asociada a tu relación de pareja, puede generar expectativas y conflictos entre las dos personas.

Este efecto de profecía autocumplida puede pasar también cuando se elige una pareja o se empieza una relación. Si vamos ya con la creencia de que no elegimos bien nunca, y seguro que saldrá mal porque todas tus parejas se comportan igual, probablemente tu comportamiento y emociones de desconfianza favorezcan una ruptura.

Origen de los círculos viciosos

Estos círculos viciosos no aparecen de la nada y tampoco son culpa nuestra, tienen un origen y un sentido. Uno de los claros influyentes es el apego. El apego emocional es el resultado de nuestras primeras interacciones con los demás y interviene en nuestra forma de ver el mundo.

El tipo de apego que tengas influirá en tu autoestima, en tu capacidad de adaptación, en tu seguridad, en tu formar de resolver conflictos, etc. Dependiendo de cómo te sintieras en esos primeros vínculos se desarrollarán unas u otras creencias que en la adultez están ya muy automatizadas.

Si hagas lo que hagas siempre llegas al mismo resultado negativo, estás en un círculo vicioso.

Cómo salgo de los círculo viciosos

Tendemos a culparnos, a pensar que nos boicoteamos y no podemos evitar salir de ahí. Sin embargo, hay herramientas que te pueden ayudar a salir de los círculos viciosos:

Sé consciente y responsable

Puedes saber que estás en un círculo vicioso y una situación siempre se repite, te genera rechazo y miedo y no puedes afrontarla con tus herramientas. La señal de alarma sería que, incluso intentando poner todas tu energías, sientes que no puedes salir de ahí y que te está resultando dañino. Situaciones e me hace bola lo intento y sigo con el mismo resultado.

Aquellas emociones o situaciones que nos hacen daño o nos desbordan quizá tengan su origen en círculos viciosos. Trata de no caer en el polo de la culpa o de la victimización. Al sentirnos así entramos en la evitación, nos sentimos sin herramientas y preferimos evitar.

No te fusiones con tus pensamientos

La fusión cognitiva es tratar de dar por hecho todo aquello que pensamos. Pero no todo lo que piensas es real. Intenta distanciarte de ese pensamiento, no te creas toda la información que te manda el cerebro.

Para esto pueden ayudarte algunas técnicas de relajación, mindfulness o atención plena, para conectar con el aquí y el ahora. Te ayudarán a observar con mejor perspectiva si esos pensamientos son reales o si puedes modificarlos.

Acepta lo que está sucediendo

Sabemos que como concepto es muy bonito, pero que no es nada fácil aceptar los círculos viciosos. Si, por ejemplo, has quedado con algunas amistades y sientes vergüenza o lo que quieres explicar piensas que no es importante, se trata de aceptar lo que te está pasando y poder darte permiso para explicar cómo te sientes a tus amigas. Si lo aceptas y puedes comunicarlo podrás crear un espacio seguro.

La aceptación del círculo vicioso te ayudará a salir de la culpa

El sufrimiento es algo que no podemos evitar, en algunos momentos en nuestra vida aparecerá. Si nos quedamos con la idea de que los círculos viciosos son algo que debemos afrontar evitando y huyendo quizá nos quedemos ancladas. No se trata de evitar que aparezca el dolor, sino de qué hacemos con él cuando aparece, cómo lo gestionamos.

Como siempre, gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en Spotify y en Itunes eso nos ayuda a crecer.

¡Un abrazote!

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 0 | Media: 0)

Humana en constante aprendizaje y evolución además de cofundadora y CEO de Somos Estupendas.

Deja un comentario