Amistades tóxicas y cómo deshacerse de ellas | Ep. 56

¡Hola bonitas y bienvenidas un domingo más al Podcast de Somos Estupendas! Hoy nos acompaña Elena, psicóloga del equipo, para hablarnos de las amistades tóxicas y cómo deshacerse de ellas. La toxicidad puede darse en todas las relaciones humanas y hoy le daremos luz a este concepto.

Definición de amistades tóxicas en psicología

Las amistades tóxicas o disfuncionales dañan a un miembro de la relación o a ambos. Son algo destructivo, que te hace sentir mal, con miedo o tristeza. A veces, es difícil de descubrir o de aceptar, pero está presente.

Algunas cosas son evidentes, pero otras que están más camufladas y normalizadas socialmente. Puede ser en cualquier ámbito de nuestra vida: en trabajo, familia, pareja, etc.

Algunos ejemplos podrían ser:

  • La madre que llama a su hijo para hacerle sentir culpable por no ir a una comida familiar.
  • La pareja que se basa en estereotipos donde el hombre calla sus emociones y la mujer tiene que hacerse cargo de las situaciones.
  • Amistades que se enfadan o te echan en cara que no has hecho algún plan.
  • Amenazas de la pareja con que se va a ir.

Es importante remarcar que todo aquello bueno de la relación hace que sea más difícil identificar la parte disfuncional o tóxica.

¿Somos o actuamos de forma tóxica?

En psicología nadie es. No somos deprimidos ni ansiosos. Tenemos un estado o un trastorno en un determinado momento de nuestra vida. De igual modo pasa con las conductas tóxicas. No os asustéis si alguna vez habéis actuado de esta forma. Es importante evaluar la frecuencia: ¿te has comportado así en algún momento puntual o lo haces constantemente? En el segundo caso se trata de un problema y hay que revisar qué pasa.

No hay gente tóxica en sí: las figuras y tipos de apego, la cultura y la sociedad nos va enseñando cosas durante nuestra vida que pueden dar lugar a que nos comportemos de forma tóxica.

Origen de la conducta tóxica

No hay un origen común para todo el mundo, pero algunas características son muy frecuentes:

  • Acumular reproches: guardarse las cosas puede generar que un día estallen todas de golpe. Los estallidos de ira hacen que digamos y hagamos cosas de las que nos podemos arrepentir.
  • Si al menos una de las personas en la relación tiene un problema psicológico se dificultará la relación.
  • Celos y envidia no resuelta ni hablada
  • Miedo a romper definitivamente. Algunas personas piensan que no pueden seguir su vida sin esa persona, haciendo que la relación se alargue y se haga más tóxica.
  • Querernos adaptar a expectativas y a roles que no van con nuestra personalidad y valores.
  • No pasar tiempo sola.
  • La influencia de vínculos de apego. Nos enseñan a relacionarnos con el resto de personas y si hemos aprendido una forma disfuncional.

Tipos de amistades tóxicas

Aunque no se trata de un trastorno ni de ningún diagnóstico clínico, existen algunas relaciones con patrones tóxicos que se repiten con frecuencia:

Amistad “de llenado”

Utilizas sin darte cuenta a otra persona para cubrir aspectos de tu vida que tú sola no puedes. Quizá tienes falta de autoestima y llega una persona a tu vida que te alaba y te halaga todo el tiempo. Como tenías esta necesidad de quererte y valorarte por cubrir te aferras a la relación. En estas amistades tóxicas, deshacerse de la dinámica es complicado: te impide ver si hay cosas negativas en la relación y pesa más la necesidad de seguir con la otra persona.

Relaciones de codependencia

Ante esta relación ambos miembros dependen del otro. Es más difícil de identificar porque parece haber un equilibrio en los cuidados excesivos que se dan el uno al otro. Se normaliza, y las necesidades individuales se pierden.

Relaciones basadas en ideas irracionales

En especial estas creencias te impiden ser feliz en pareja, pero también en el resto de vínculos. “La media naranja”, “no puedo vivir sin ti”, “la amistad va por encima de todo”, “siento celos porque te quiero”, etc. Si nos basamos en estas creencias desde un inicio se tenderá a tener amistades tóxicas.

Amistades con comunicación pasivo-agresiva

Desde el no decir las cosas claras, con comunicación hostil y algo agresiva pero camuflada e incoherente. Esta forma de relacionarse es muy nociva y puede que la utilicen una o ambas personas en la relación.

Vínculos basados en el miedo

No contar ciertas cosas por miedo a lo que la persona pueda decir o cómo vaya a reaccionar. El miedo no debería aparecer entre dos personas que tienen una relación sana o funcional.

El miedo no debería aparecer entre dos personas con una relación sana.

Relaciones idealizadas

Es muy frecuente también la idealización de la persona y la relación. Es perfecta, la relación va a ir genial… Pero desde esta idealización podemos caer en las expectativas. Imponemos unas expectativas a las que la pareja no puede llegar.

Amistades desde la culpa

En este tipo, las personas se controlan desde la culpa: “Me hiciste… y entonces puedo hacerte…”, “¡¿cómo no haces esto por mí?!”. Esto ocurre mucho en el ámbito de la familia.

Relaciones de utilidad

Tienes cerca a una persona porque te es de utilidad. Por ejemplo, una amistad para salir de fiesta, pero cuando la necesitas para algo importante para ti no está. La persona que es utilizada puede sufrir mucho.

Cómo identificar si tienes una relación tóxica

Ahora que ya sabes qué son las amistades tóxicas toca deshacerse de ellas. Para ello conecta con la sensación de malestar que te causa la relación. Mejorar tu situación requiere que identifiques qué te está sucediendo. Para, escúchate. Dale espacio a tu emoción. Si cada vez que quedas con esa persona te notas tensa, no puedes hablar libremente o controlas lo que dices: obsérvalo, ve haciéndote consciente.

El miedo puede dificultar tu capacidad de identificarlo y mantenerte en la relación porque no te ves capaz de estar sola. Así que pregúntate, “¿de qué tengo miedo?“.

Cómo deshacerse de una amistad tóxica

En este último punto sobre las amistades tóxicas y cómo deshacerse de ellas queremos remarcar el siguiente refrán: “Estar sola mejor que acompañada”, una frase que hay que practicar más. Te recomiendo que te des espacios para estar contigo. Medita, haz técnicas de relajación sola, sal a pasear, compra o mira al techo. Cualquier cosa que hagas sola está bien.

Trabaja tu autoestima. Esto es importante porque es lo que más se daña en una relación tóxica. Para poder salir de esta relación, antes debes haber trabajado un poco tu amor propio. Te recomendamos que le eches un vistazo a nuestro curso de autoestima impartido por Rosalba, una de las psicólogas del equipo.

A corto plazo sentirás malestar, pero los beneficios llegarán y valdrá la pena. Esperamos de corazón que puedas parar, escucharte y priorizarte.

Como siempre, gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en SpotifyIvoox y en Itunes eso nos ayuda a crecer.

¡Un abrazote!

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

Puntuación: 0 / 5. Votos: 0

Humana en constante aprendizaje y evolución además de cofundadora y CEO de Somos Estupendas.

Deja un comentario