Filofobia: sentir miedo al amor

Las crisis de la sociedad actual han aumentado las cifras de soltería y las dificultades para iniciar y mantener una relación estable y duradera. Uno de estos problemas es la Filofobia: sentir miedo al amor. Además, en muchos casos, nuestra historia personal puede desencadenar problemas más complejos, como el desarrollo de patologías. Sigue leyendo para conocer las causas e implicaciones de esta fobia y cómo empezar a ayudarte.

El amor en la actualidad

Es indudable que en nuestra sociedad actual ha habido cambios en el ideal de pareja. El Instituto Nacional de Estadística indica que, hace 35 años (1985) la edad media del matrimonio eran los 26-27 años, mientras que ahora (2019) la edad se encuentra en 37 años. Esto quiere decir que, de media, ¡estamos esperando 10 años más para casarnos! Y no solo eso, la edad de emancipación del hogar familiar también ha aumentado entre la juventud de 25-34 años. 

Estamos viendo una tendencia a posponer la vida en pareja, y uno de los factores indiscutibles es la crisis económica y las dificultades para independizarnos y encontrar un trabajo estable. Pero estas variables no son las únicas a tener en cuenta. En ocasiones tenemos miedo a amar o a ser amadas.

La sociedad y el amor líquido

Vivimos en un mundo competitivo, consumista y donde la cultura del “un solo uso” se ha extendido al área de los afectos. El amor desechable. Desde el punto de vista del sociólogo Bauman, la crisis de las relaciones humanas es un espejo de la situación de precariedad de este mundo. Esta modernidad líquida rechaza todo lo sólido y duradero. Las relaciones duraderas y satisfactorias se convierten en algo utópico. 

Hemos huido de las promesas y el compromiso para caer en los brazos del amor líquido. Líquido porque siempre está listo para disolverse y desaparecer, líquido porque no se vincula. Líquido porque no cuida a la otra persona, solo satisface una necesidad mientras mantiene una vida autónoma, independiente a la pareja. Este modo de relacionarse funciona como el mundo laboral actualmente: hemos pasado de tener un trabajo estable, indefinido, a un empleo intermitente saltando de contrato en contrato. 

Miedo al amor: origen y características

Pese al contexto histórico y cultural, a veces nos ponemos las dificultades de nuestra vida como excusa para no abrirnos y crear lazos. Quizá la educación que has recibido ha dificultado que puedas expresar tus deseos. O tal vez tus deseos materiales han sido cubiertos, pero no el afecto. De qué manera aprendes a vivir la frustración y tolerarla también tendrá efecto en tus futuras herramientas para afrontar los momentos desagradables de la vida. 

El compromiso emocional no te priva de libertad. 

¿Qué sentimos cuando tenemos filofobia? Sentir miedo al amor o al compromiso puede hacer que, pese a buscar o encontrar una relación satisfactoria, evitemos las parejas estables. Esto ocurre porque sentimos que vamos a perder libertad y experiencias con otras relaciones que quizá sean mejores. ¿Y qué hacemos frente a esto? Nuestros vínculos pasan a ser más superficiales y echamos mano a recursos de internet y apps que nos facilitan este estilo: relación fácil de obtener y aún más fácil de deshacerse, sin carga ni remordimiento.

Del miedo a la patología: filofobia

Claro está, tener tendencia a relaciones superficiales, miedo al amor o compromiso no quiere decir que tengamos una patología o trastorno. La filofobia va más allá. La filofobia es una fobia específica a enamorarse

Una fobia es un temor excesivo, persistente e irracional a algo que anticipamos, como subir a un avión, ponerse una inyección… o, en este caso, al compromiso y al amor. Entre otros criterios diagnósticos, la fobia provoca casi siempre una respuesta de ansiedad e incluso de crisis de ansiedad. Y este malestar interfiere en la vida de la persona que lo sufre hasta niveles en los que no puede continuar con su rutina normal, con trabajo o estudios, o con las relaciones sociales. 

En casos más graves es posible incluso que evitemos relaciones cercanas con familiares y amistades. El malestar físico y emocional es real, pero no es adaptativo al estímulo que lo desencadena (el amor o una posible relación). En general, la sintomatología está muy relacionada a la de la ansiedad, puedes consultar cómo gestionarla en nuestro artículo cómo eliminar la ansiedad para siempre.

Causas de la filofobia

Además de las variables socioeconómicas y culturales hay otros factores relevantes en la filofobia. Sentir miedo al amor de forma aguda e irracional puede deberse a algún acontecimiento doloroso de tu pasado. Somos un cúmulo de experiencias y, si quieres encontrar el origen de una herida emocional, de tu miedo al amor, tendrás que rebuscar entre ellas. 

Puede que hubieras experimentado algún gran fracaso en otra relación anterior, un gran desamor. Otro motivo podría ser un acontecimiento traumático del pasado que haya quedado sin resolver y haya derivado en un gran terror al rechazo. En este sentido, podríamos estar hablando también de algún acontecimiento en la infancia. En esta etapa construimos nuestros primeros vínculos, nos empapamos de nuestros referentes para entender el amor y las relaciones. Y quizá alguna dinámica en esta etapa fue disfuncional y provocó que adquirieras un apego ansioso (evitativo o ambivalente). Para conocer más sobre los apegos y otros temas que pueden ayudarte puedes participar en nuestro círculo de mujeres

¿Qué hago si sufro filofobia?

No es necesario tener un diagnóstico de filofobia para tratar el miedo al compromiso. Hay muchas personas que rechazan abrirse emocionalmente y sentirse vulnerables y no tienen filofobia. Si cualquiera de los dos es tu caso aquí te dejo los dos primeros pasos que puedes dar para dejar de sentir miedo al amor:

  • Escúchate. Revisa qué te sucede, qué patrones hay en tu ansiedad y miedos. 
  • Ventila tus emociones. Comparte con tus personas de confianza lo que te sucede. Si te comprenden será más fácil gestionar la situación. 
Filofobia: el miedo al amor
Filofobia: el miedo al amor

Tu malestar está asentado en tus creencias y hábitos, por lo que tendrás que cuestionarte si hay algún mito del amor romántico que esté reforzando dinámicas nocivas en tus relaciones. Lo más importante es que puedas detectar este dolor y que tomes acción para mejorar tu bienestar y relaciones personales. Este trabajo personal puedes hacerlo por tu cuenta o con ayuda profesional en caso de que lo valores necesario. Ten en cuenta que algunas técnicas que pueden ayudarte (como la terapia de exposición) es recomendable que la realices con supervisión de una psicóloga. Sanar el miedo al amor requiere tiempo y mucho mimo, pero es posible.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

Sus dos profesiones que le apasionan: intérprete de lengua de signos y psicóloga. Vegana y feminista por naturaleza, en continua formación y desaprendedora en sus ratos libres.

Deja un comentario