Fobia a los hombres

Hemos oído hablar de muchos tipos de fobias, algunas más comunes y conocidas que otras. En este artículo vamos a hablar de la fobia a los hombres ya que llega a limitar mucho la vida de quien la padece, puesto que inevitablemente en su día a día tendrá que tener contacto con personas de este sexo.

Tenemos un podcast en el que hablamos sobre la fobia social, puede que te sea de mucha ayuda también.

¿Qué es fobia a los hombres?

La fobia a los hombres también recibe el nombre de arrenofobia o androfobia. Es un miedo intenso y desproporcionado hacia el sexo masculino, pudiendo provocar sintomatología ansiosa cuando la persona se encuentra en contacto con hombres. Estos síntomas pueden desgastar significativamente la calidad de vida de la persona afectada.

En la arrenofobia, la reacción del organismo es totalmente involuntaria a diferencia de la misandria que es el rechazo voluntario hacia los hombres.  

Ambos casos, son respuestas hacia una experiencia interna que sería importante revisar sobre todo en la medida en que esté interfiriendo y dificultando la vida de la persona.

¿Por qué ocurre este miedo a los hombres?

Cuando tenemos una fobia, experimentamos un miedo intenso y desproporcionado ante un evento o estimulo que el cerebro percibe como amenazante y peligroso.

Si nuestro cerebro está percibiendo a la figura masculina como una amenaza, es porque en algún momento de su experiencia ha tenido que haber visto a los hombres como un posible peligro para la integridad física o emocional propia o de otra persona.

En esta construcción del aprendizaje necesaria para nuestra supervivencia, probablemente se produjo una asociación (hombre = peligro) y esto nos puede perseguir toda la vida o incluso reactivarse de forma automática e inconsciente en alguna de las etapas del ciclo vital.

El motivo por el que aparece esta fobia a los hombres, probablemente no se deba a una sola razón, si no que puede ser multicausal, ya que existen distintos factores que pueden estar influyendo en el desarrollo de este miedo hacía los hombres.

  • Entre las principales causas, probablemente sea el haber vivido una experiencia traumática asociada a la figura masculina (abuso, maltrato, negligencia…)
  • Haber vivido una situación perturbadora o altamente estresante con un hombre podría suponer una grave amenaza tanto real como subjetiva para la integridad propia o de personas significativas. Es por ello que en algún momento pudo ser funcional protegerse ante esta figura masculina, sin embargo, este mecanismo de protección puede seguir reactivándose en el presente llegando a generar respuestas totalmente involuntarias y automáticas desagradables.
  • Haber visto una experiencia perturbadora asociada a la figura masculina también podría ser un activador de esta fobia a los hombres. Si la integridad física o emocional de alguna persona significativa se ha visto amenazada por un hombre, también se puede almacenar en la memoria como algo peligroso y generar así una respuesta aprendida.
  • Sería interesante también hacerse la pregunta ¿Cómo se han relacionado mis figuras de apego o cuidadores principales con el sexo masculino? No necesariamente hemos tenido que vivir nosotras mismas una situación abrumadora con algún hombre, quizá quien lo ha vivido haya sido alguno de nuestros cuidadores principales y esto hace que involuntariamente puedan volcar sus miedos sobre nosotras en edades muy tempranas de aprendizaje, llegando así a presentar la misma experiencia subjetiva en la etapa adulta. Es decir, pudiéndose producir un miedo transgeneracional.
  • Existen también razones culturales y sociales relacionadas con la figura masculina.  Ya que el hombre durante mucho tiempo se ha asociado a una figura de autoridad. La sociedad tradicional ha llegado incluso a normalizar las conductas agresivas o la opresión como forma de expresión en los hombres, llegando a relacionar la virilidad o masculinidad con fuerza, corpulencia y dominancia. Este hecho también puede almacenarse como una relación amenazante para el individuo.
fobia a los hombres

¿Cómo gestionar la fobia hacia los hombres?

La mejor manera para poder hacernos cargo de esta fobia, es realizar un proceso psicoterapéutico donde un profesional especializado te ayude a organizar la experiencia, observar de dónde viene, qué factores pueden estar influyendo, hacer conscientes muchos aspectos que desconocemos o están bloqueados y una vez habiendo analizado tu caso de forma individual, poder dotarte de estrategias y herramientas para gestionar tu fobia hacia un hombre.   

Hay otros aspectos que nos pueden ayudar a gestionar esta fobia:

Identificar en qué momento se desencadenó este miedo hacia un hombre

Es decir, qué factores han influido en que mi cerebro perciba al hombre como un peligro.

Poner palabras a lo que está sucediendo

Observar si lo que siento hacia el sexo masculino es miedo, rechazo, fobia, malestar… y desde ahí medir el grado de incapacitación que genera en el día a día puede ayudar a tomar conciencia y a organizar parte de nuestra experiencia interior.

Hacer un repaso de nuestra historia y de las creencias familiares

Ver cómo han percibido nuestros cuidadores principales a la figura masculina puede ayudar también a entender parte de su origen.  

Comprender para dejar de juzgar

Muchas veces nos juzgamos a nosotras mismas por experimentar estas sensaciones y es importante entender que el miedo es la emoción encargada de protegernos y aparece de forma automática, así que desculpabilizarnos por algo que no elegimos nosotras, será fundamental.

Apoyarnos de material y recursos

Puede ser útil para seguir organizando esta experiencia interna, como artículos, talleres, cursos… Aunque hay que tener en cuenta que esto nunca puede ser sustitutivo a una terapia, ya que la psicoterapia tendría que ser la primera opción para hacernos cargo de esta fobia.

Para finalizar os dejamos otro podcast en el que Rosalba, nuestra directora de psicología nos habla de cómo perder miedo al miedo.

“Una experiencia abrumadora nos puede hacer sentir que el pasado está vivo en nuestro presente”

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

Psicóloga Sanitaria y mi gran pasión es acompañar a personas en el proceso de conectar consigo mismas, conocerse y descubrir sus propias habilidades para afrontar el día a día.

Deja un comentario