Cómo gestionar la toxicidad en las familias | Ep. 85

Hola bonitas y bienvenidas un domingo más al podcast de Somos Estupendas. Hoy nos acompaña Juana para hablarnos sobre cómo gestionar la toxicidad en las familias. Hablar de este tema es muy necesario, porque es un problema muy frecuente en consulta, pero en sociedad se habla poco.

¿Qué importancia tiene la familia?

La familia es nuestro primer contacto con la sociedad. Somos seres sociales y al llegar al mundo somos parte de una familia. Es un espacio de socialización, culturalización, se generan los primeros vínculos, creamos los esquemas de quiénes somos y cómo nos relacionamos con el resto. Se constituye la autoestima y la identidad.

Todo lo anterior es cierto, la familia tiene gran peso en nuestro desarrollo y futuro. Pero cuidado con darle mucho más peso del que tiene. Existen creencias como “la familia es lo primero”, que nos dicen que debemos mantenernos siempre con la familia. Este tipo de creencias sociales puede hacer que permitamos conductas nocivas en nuestra familia.

Familias funcionales y disfuncionales

Una familia feliz o funcional no significa que sea perfecta. Cuando hablamos de familias funcionales nos referimos a que se tenga un sentido de pertenencia, la sensación de que se tiene un lugar seguro y cada persona puede ser quien es y hay respeto y libertad.

Todas las familias felices se parecen, pero cada familia infeliz lo es a su manera.

ANA KARENINA de León Tolstói

Comportamientos tóxicos en la familia

Parece que la familia está por encima de nosotras, pero decir sí a la familia es decirnos no a nosotras mismas. Frecuentemente se piensa que los actos en una familia tóxica tienen relación con traumas psicológicos y maltrato en la infancia. Veamos otras situaciones que habrá que gestionar para evitar toxicidad en las familias.

Familia sobreprotectora

Es difícil verlo, porque la sobreprotección se hace con amor, para cuidar, pero la realidad es que traspasan miedos a sus hijos. Están calmando así sus propias necesidades, no las necesidades de desarrollo del niño.

Una sobreprotección genera inseguridades, autoestima baja, sensación de incapacidad o incompetencia, de no poder. Además, aprenden que el mundo es un lugar peligroso, generándose una desconfianza a todo lo de fuera.

Figuras muy autoritarias

Puede haber toxicidad en las familias que tienen un sistema familiar jerárquico, donde hay mucha autoridad y rigidez, y poca flexibilidad. No es necesario que haya violencia física. Cuando una persona ejerce el poder y el resto acata se genera mucha rabia contenida, conductas de sumisión con todo el mundo y miedo a la autoridad.

Familias superunidas

Quizá te extrañe de entrada, porque en principio puede parecer que en estas familias todo vaya bien. Hay mucha unión, pero no se desmarca nadie, todo el mundo va a una. Cada vez que alguien tiene que hacer algo necesita la aprobación de toda la familia.

Aquí lo que nos encontramos es una falta de independencia, no hay individuación. Lo único que hay es grupo y cohesión, pero después cuesta establecer relaciones independientes a la familia y ser feliz en pareja o te cuesta tomar decisiones sin tu familia.

Familiares con adicciones

Las adicciones son otra de las problemáticas en una familia. Puede que la familia tenga dinámicas muy sanas, pero si hay algún familiar con adicción, ya sea madre, padre o un hijo, gestionar la toxicidad en las familias puede ser muy difícil.

Damos por hecho que la familia es una fuente de bienestar, pero no siempre es así.

Falta de comunicación en la familia

Hay familias donde la comunicación es muy deficiente y los temas que se tienen que abordar no se abordan. No se habla de lo importante y los vínculos son muy superficiales. También puede darse en familias donde hay muchos secretos o mentiras.

Familia sin límites

En contraposición a la sobreprotección está la falta de límites. Quizá porque los límites no existen, o porque están muy poco claros. Puede parecer que hay libertad y autonomía, pero los niños necesitan límites y una guía para desarrollarse. Si no se generan ansiedades en ellos, o la sensación de que no se preocupan por ellos o no son importantes.

Familias con roles invertidos

Cuando los padres no tienen la madurez suficiente o ha sucedido algo importante en la familia que ha hecho que los niños deban asumir responsabilidades antes de tiempo. En familias con divorcios o donde hay una enfermedad, por ejemplo. Los niños necesitan tener figuras de protección, y no deben sentirse responsables de sus padres.

Manipulación y victimismo

Las conductas de manipulación y victimismo en familias generan muchísima culpa, especialmente cuando tomas alguna decisión o haces tu vida. Todo se cuestiona, y critican constantemente, sientes que te juzgan las personas que deberían apoyarte.

Como siempre, gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en Spotify y en Itunes, eso nos ayuda a crecer.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 0 | Media: 0)

Humana en constante aprendizaje y evolución además de cofundadora y CEO de Somos Estupendas.

Deja un comentario