Hablemos de suicidio | Ep. 87

Hola bonitas y bienvenidas un domingo más al podcast de Somos Estupendas. Hoy nos acompañan muchas psicólogas del equipo porque es importante que hablemos de suicidio. Cada año se suicidan entre 700.000 y 800.000 personas en el mundo, por lo que estamos hablando de un problema extremadamente grave a nivel mundial.

Datos del suicidio en España

El suicidio es ya en España la primera causa de muerte no natural entre los jóvenes de 15 a 29 años. Según datos de la Fundación Española para la Prevención del Suicidio, en España el año 2020 murieron por suicidio 3.941 personas, de las cuales un 74% eran hombres y un 26% mujeres.

Nuestra sociedad continúa creyendo muchos mitos sobre el suicidio que influyen en la importancia que le damos y en la forma de acompañar a las personas con ideación. Es necesario visibilizar este problema para eliminar el estigma y solucionar el problema.

Por cada suicidio consumado ha habido 20 intentos de suicidio.

Pensar que hablar de suicidio puede hacer que las personas desarrollen ideación suicida es una creencia errónea muy limitante. Desencadena un gran miedo a hablar de ello y esto rodea de silencio a la persona que sufre. Por ello os invitamos a que hablemos más de suicidio, a que os informéis y conozcáis esta realidad, a romper los silencios y a alejarnos de la ignorancia.

La pandemia ha empeorado la salud mental de la población, aumentando los factores de riesgo de la conducta suicida, uno de los síntomas de la depresión. Además, las cifras reales son más elevadas de lo que las estadísticas reflejan, ya que muchos de los casos que realmente son de suicidio, son registrados con otra causa, como algunos accidentes de tráfico.

¿Por qué el suicidio es tabú?

No hablamos abiertamente de ello, nos da miedo y existen normas invisibles que nos impiden que hablemos del suicidio. La muerte es en sí un tema del que cuesta hablar, un tabú que ha crecido en las últimas décadas.

En la actualidad vivimos buscando grandes experiencias y placer, y evitamos todo aquello que nos genere dolor. Nuestra sociedad avanza, cada vez vivimos más y escapamos mejor de muchas enfermedades. Esto puede generar una falsa sensación de inmortalidad. En nuestros esquemas mentales no está la opción de la muerte o de que nos suceda algo malo. Piensa en tu propia muerte: a veces pueden aparecer estos pensamientos intrusivos sobre la muerte cuando pasamos por un mal momento y es probable que esta idea te genere mucho malestar y necesites quitártelo de la cabeza.

Además de que nos cuesta hablar de algo desagradable, el suicidio tiene el tabú añadido de que ha sido la propia persona quien se ha quitado la vida. La religión nos deja en herencia un gran peso de culpabilidad y de vergüenza ante estas situaciones, por lo que es frecuente que un suicidio se convierta en el secreto de la familia.

Muchos de los casos no se contabilizan como suicidio consumado.

Qué podemos hacer para reducir el suicidio

La sociedad tiene un papel clave en la prevención del suicidio. Las comunidades conectadas y que se cuidan en red tiene menos riesgo a realizar conductas suicidas. La concienciación y sensibilización es imprescindible para eliminar el estigma y ofrecer una mejor atención y prevención a las personas con ideaciones. Si deseas conocer más sobre este aspecto puedes consultar nuestro podcast sobre suicidio y cómo prevenirlo.

En el mundo, se suicida una persona cada 40 segundos

Conviértete en Vigilante de la Vida

De toda esta gran necesidad y problemática social nace el proyecto de Vigilantes de la Vida. Quizá te preguntes cómo ayudar a alguien que lo está pasando mal y te parezca muy complejo, pero la realidad es que podemos hacer mucho con poco. Ser Vigilante de la Vida trata de estar presente.

Uno de los factores de protección que se utilizan tras un intento de suicidio es no perder de vista a la persona y alejarla de cualquier cosa con la que pueda hacerse daño. El problema está en que, aunque esa persona está todo el día acompañada, continúa sintiéndose sola. Con la formación gratuita de Vigilantes de la Vida, podrás comprender mejor cómo acompañar a la persona y hacer que se sienta comprendida.

No es necesario que seas especialista ni psicóloga, solo basta con que hablemos de suicidio. Con la formación de Vigilantes de la Vida tendrás más sensibilidad, conocerás mejor la temática y perderás el miedo miedo a estar presente y escuchar el dolor de la persona que tienes al lado. Cuantas más personas se formen en ello más red y comunidad construiremos para reducir los suicidios. Te animamos a dar el paso y compartir tu luz.

Como siempre, gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en Spotify y en Itunes, eso nos ayuda a crecer.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 0 | Media: 0)

Humana en constante aprendizaje y evolución además de cofundadora y CEO de Somos Estupendas.

Deja un comentario