Salud Mental y odio con Marta Pombo #AdoptaUnHater | Ep. 49

¡Después de un par de semanas con problemas técnicos volvemos cargadas para el último podcast de la temporada! Nos acompaña hoy Marta Pombo para cerrar este ciclo y hablar de salud mental y odio en las redes.

Esta última semana, a través de la campaña #adoptaunhater, hemos puesto sobre la mesa las razones por las cuales una persona actúa como hater. Hoy nos ponemos en la piel de Marta, que recibe odio a diario.

Recibir odio en redes

Nos olvidamos de que detrás de las pantallas hay personas y con frecuencia se pone la excusa de que es una persona pública que se expone, y eso me da derecho a decir cualquier cosa por hiriente que sea.

La experiencia de Marta Pombo

El hate llega y lo arrasa todo. Para Marta los mensajes de odio que más le han dolido han sido los insultos y ataques dirigidos a las personas que quiere. Durante una etapa todo este odio repercutió en su vida, e incluso reaccionaba pagándolo con sus seguidoras. Se sentía irascible, a la defensiva, no podía más y su amor propio cayó en picado. Por suerte, con el tiempo y gracias a terapia ha sido capaz de gestionarlo mejor.

En ocasiones, como cualquier otra influencer tras recibir tanto odio, se plantea por qué sigue en el mundo de las redes. Siente que aporta y le ha aportado muchas alegrías, pero que exponerse y ser ella misma al 100% ya no es una opción segura para ella. Por su salud mental y para evitar el odio, en los momentos que lo necesita va con más cuidado y se protege.

Las creencias de los haters

Las personas que dañan la salud mental de otros con odio piensan que tienen la verdad absoluta. Con frecuencia sus creencias acerca de sus derechos y libertades con respecto al resto están distorsionadas y son muy egoístas. Detrás del odio encontramos inseguridades que hacen necesario dejar de compararse con otras personas.

No solo los haters odian

El odio es una emoción universal, todo el mundo la siente. Además, tiene una función adaptativa, nos indica que hay algo de lo que queremos alejarnos y nos ayuda a marcar límites y cambiar cosas en nuestra vida. El problema llega cuando la persona que siente odio no ha aprendido aún a gestionarlo de una forma adecuada, y cree que puede deshacerse de él explotándolo en otra persona.

El odio se reduce con empatía

Imagina que una persona que no te conoce, que solo sabe de ti lo que hayas publicado en tus fotos de Instagram, expande un bulo. Una retahíla de mentiras sobre un tema privado y que mucha gente cree sin cuestionarse.

“Pensemos en las consecuencias de nuestros actos antes de esparcir odio”

Es su palabra contra la tuya, y parece ser que, a pesar de que esos rumores vayan sobre tu propia vida, lo que tengas que decir sobre ello, tu voz, no se tiene en cuenta. El nivel de impotencia y frustración es intenso y muy desagradable, y el origen ha sido una o varias personas que han decidido fríamente hablar sin saber, haciéndote daño.

Conseguir que el odio no afecte a mi salud mental

Que nuestra salud mental, al recibir odio, no se vea perjudicada es toda una aventura. Requiere terapia psicológica, abrir el cajón de los miedos y mucho, mucho tiempo. La gestión e inteligencia emocional deben trabajarse. Nos hace bien escuchar a Marta, que con su gran ejemplo nos explica orgullosa lo necesario que es el acompañamiento de especialistas en salud mental.

Transformar el odio en algo bueno

El poder de la empatía es muy necesario tanto para evitar contagiar dolor como para evitar absorberlo. Marta utiliza esta herramienta para pensar de forma positiva en la persona hater, para que de su parte la energía que se devuelva a cambio del odio sea sana.

Gracias a esto y a otros recursos para cuidar su salud mental, el odio ya no es un enemigo ni un desconocido para Marta. El proceso de terapia no es lineal: sanar implica remover y puede ser doloroso en algunos momentos. En su caso, debido a que se encontraba inestable y muy baja de ánimos, la medicación está siendo un apoyo temporal a la terapia.

“Combatir el odio con más odio no lo hace desaparecer”

Tu red social humana: la solución contra el odio

Cuando hablamos de red social no siempre nos referimos a las que se encuentran a un clic de nuestro móvil, sino también a nuestra red de apoyo más cercana y potente: nuestra familia y amistades. Rodearte de personas que te comprenden, te aceptan y en las que puedes confiar.

Saber que tu entorno te quiere y te valida te empodera y anima a darle importancia y valor a lo que te sucede. Sentirte mal, aunque pienses que lo tienes todo, es natural. No añadas culpa a tu dolor.

Hoy te enviamos un fuerte abrazo y esperamos que el odio pase de ser una emoción que te domine a una con la que convives en armonía.

Como siempre, gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en SpotifyIvoox y en Itunes eso nos ayuda a crecer.

¡Un abrazote!

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

Humana en constante aprendizaje y evolución además de cofundadora y CEO de Somos Estupendas.

Deja un comentario