Causas de la ansiedad | Ep. 3

Conocida como la enfermedad del siglo XXI, la ansiedad nos demanda, a través de nuestro cuerpo, que frenemos. Hoy hablaremos del estrés, de las causas de la ansiedad.

En este podcast hablamos de:

Identifica las causas de la ansiedad

Es probable que en algún momento hayas sentido que no te da la vida, que el día a día te ahoga y no sabes qué te pasa. Sin entrar en tecnicismos, la ansiedad puede definirse como una explosión interna debida a una pérdida de nuestra sintonía, la sintonía entre pensamientos, emociones y organismo. 

Durante una crisis de ansiedad el organismo explota y genera sensación de ahogo, problemas respiratorios, taquicardia, sudores, tics nerviosos, alteraciones gástricas… El organismo va a mil, la mente intenta racionalizar, controlar y sentimos miedo: perdemos la sintonía. La ansiedad se nutre de estrés, y es el estrés lo que debemos comprender y analizar para saber de dónde viene nuestro sufrimiento. 

Las tres metáforas de la ansiedad

Conozcamos un poco más los mecanismos de la ansiedad:

  • La ansiedad es un iceberg: en su punta ubicamos la sintomatología, lo que experimentamos. La parte sumergida del iceberg son los motivos, la base que soporta y alimenta la ansiedad. Es tu pasado, tu presente, toda tu línea vital, donde quizá han ocurrido cosas que han hecho que el iceberg crezca y crezca hasta sacarlo a la superficie. Aquí es donde tenemos que centrarnos; en las terapias online se intenta ir al fondo, a trabajar las bases para que el iceberg se vaya derritiendo.
  • La vida es un océano y las personas son las surfistas, sobre sus tablas. El océano fluctúa permanentemente, no es estático ni controlable. Las personas aprenden a surfear, a mantener el equilibrio y existen momentos de subida y bajada. Del mismo modo que nuestra vida. Esto es lo que deberíamos aprender a integrar, el equilibro, que a veces perdemos al no contar con recursos para enfrentarnos a las olas. 
  • El Everest del Estrés. El estrés empieza poco a poco. La primera dosis una mala mañana, perdiendo el transporte público y llegando tarde al trabajo. A la hora de comer se te quita el hambre y más tarde llegas a casa pensando en desconectar, pero no es posible porque tienes cientos de tareas en el hogar y con tu familia. Las responsabilidades y presiones no te dejan recuperarte. Imaginas que una noche de sueño bastará y mañana será otro día, pero no puedes descansar, tienes pesadillas… Al día siguiente te levantas más cansada, y van llegando más problemas, contratiempos económicos, enfermedades… Vas subiendo la montaña, acumulando estrés y llegando a la cima. Un día miras atrás: ¿cuánto tiempo llevas sin poder recuperar el equilibrio?

Causas de la ansiedad y los ataques de pánico

Entre las diversas causas de la ansiedad, encontramos algunos motivos principales:

  • Causas físicas: viene a raíz del descuido de tus necesidades básicas, dormir, descansar, moverte, sentirte querida, reconocida, hacer lo que necesitas para tu bienestar. 
  • Causas emocionales: tiene que ver con cómo las gestiono. ¿Sé utilizar adecuadamente mis emociones y transformarlas? ¿evito las emociones negativas como el miedo? Cuando no somos capaces de reconocer la emoción tampoco somos capaces de darle movimiento. La tristeza, por ejemplo, necesita salir a través de llanto, escritura, comunicación… Del mismo modo la alegría y el miedo y el resto de emociones. Si no le damos movimiento a nuestras emociones se comprimen, quedan atrapadas.
  • Causas mentales: son las creencias heredadas que tienes sobre ti y la vida. Cuando esas creencias regulan tu vida y te exigen acciones que no estás tomando se avecina el estrés y la ansiedad. Es muy importante revisar dichas creencias.
  • El pasado: esta causa se relaciona con la acumulación y el Everest del estrés. Es necesario revisar en qué ambiente hemos crecido. Quizá ha sido tenso y tu cuerpo desde pequeña aprendió a estar en alerta, o ha habido traumas que no se han podido sanar e integrar. Todo esto puede hacer que hoy, por acumulación, sientas estrés o llegues a sufrir ataques de pánico (en este artículo hablamos sobre qué puedo hacer si sufro un ataque de pánico.

Cómo reducir la ansiedad

Normalmente tendemos a la evitación. Si evitas responsabilidad y te dices a ti misma que estás acostumbrada a trabajar bajo presión no estás conectando con lo que te sucede. Ignorar a nuestro cuerpo cuando nos pide ayuda provoca que lo que empezó como estrés positivo, adaptativo, pase a ser crónico, negativo. El mal descanso, la mala alimentación… genera que nuestro sistema nervioso central tenga dificultades para encontrar recursos y perdemos fuerza y salud: el dolor de cabeza se cronifica, tenemos gripes más frecuentemente… Nuestro sistema inmunológico se ve afectado.

Es frecuente también tomar una pastilla para calmar la ansiedad, o consumir sustancias que nos ayudan a fingir que no pasa nada. Pero la medicación nunca será suficiente si tienes ataques de pánico recurrentes. Por eso mismo el trabajo terapéutico e interno es esencial.
Prácticas como el yoga, la respiración diafragmática, meditación, pilates… ayudan a que el nervio vago se nutra, que se encarga de activar el sistema parasimpático y fomenta la recuperación del equilibrio. Pero muchas veces creemos que 5 minutos de estas prácticas solucionarán nuestros problemas, y no es así. Por muy beneficiosas que sean, estas técnicas en modo Fast Happiness son solo una tirita, y es necesario realizar un trabajo en profundidad, escuchando nuestro cuerpo y aceptando que estamos teniendo un ataque de pánico fruto de la acumulación de mucho estrés emocional. Aceptar esta sobrecarga es el primer paso, aceptar que existe una disonancia dentro de ti y asumir responsabilidad sobre tu bienestar.

Educación emocional y ansiedad

Hablemos del estrés, una reacción adaptativa que nos acompaña desde el nacimiento, una de las experiencias más traumáticas de nuestra vida. El estrés activa el sistema simpático, que nos pone alerta para superar una dificultad, nos ayuda a encontrar los recursos, a sobrevivir. Pero muchas veces nos encontramos en una ola constante, el estrés no cesa, nos desborda. Vivimos la vida frenéticamente, no tenemos tiempo a parar y observarnos. Las exigencias priman a las necesidades. Cumplimos objetivos permanentemente. Nos enseñan que las creencias son más importantes que lo que realmente sentimos y necesitamos. Esto nos impide recuperar el equilibrio con facilidad y tranquilidad.

Existe un gran estigma hacia la salud mental que dificulta el proceso de aceptación y acompañamiento emocional. Nuestra sociedad tiene integrada la atención en salud física, pero no acoge del mismo modo la salud mental. Esto se debe al rechazo a aceptar que somos frágiles psicológicamente hablando, derivando en analfabetismo emocional. En otros países la salud mental está muy normalizada, pero a nuestra cultura le queda camino por avanzar.

Piensa en ti, antes de nada, es importante que te escuches y no te avergüences de sentir ansiedad. No temas verbalizarlo y compartirlo con las personas de tu entorno.

Gracias por acompañarnos una semana más. Nos escuchamos el próximo domingo.
Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en SpotifyIvoox y en Itunes eso nos ayuda a crecer.

¡Un abrazote!

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

Humana en constante aprendizaje y evolución además de fundadora y CEO de Somos Estupendas.

2 comentarios en «Causas de la ansiedad | Ep. 3»

  1. Excelente podcast! Agradecida con este hermoso proyecto de “Somos Estupendas” Siempre dejan ese aprendizaje positivo en mi que valoro de todo corazón y no tengo dudas que en cualquier otro oyente también.
    Saludos y besos, desde Panamá.

    Responder

Deja un comentario