Herramientas para supervivientes de ASI | Ep. 35

El tema de hoy es de aquellos tan necesarios, pero tan olvidados… Por ello Claudia, nuestra psicóloga del equipo de Somos Estupendas está con nosotras este domingo. Ella es especialista en abuso sexual infantil (ASI) y aportará herramientas para supervivientes de ASI desde un espacio seguro. Un tema crudo del que hablar, pero precisamente por ellos es importante poder hablarlo.

En el podcast hablamos de:

La negación del ASI

Puede parecernos un tema lejano, pero las cifras hablan por sí solas: 1 de cada 5 niños y niñas ha sufrido, sufre o sufrirá un abuso sexual infantil. Y no viene por parte de desconocidos en la puerta del colegio como podríamos pensar; el 85-90% de los casos el ASI viene a manos de familiares o conocidos de la familia.

La negación es el mecanismo que usamos con el ASI. Es algo que no nos gusta ver, pero precisamente esto es lo que hace que siga ocurriendo, que no se detecte y pueda ayudarse a los menores y a las personas adultas.

¿Qué es el abuso sexual infantil?

La participación de niños y/o adolescentes dependientes e inmaduros, en actividades sexuales que no están en condiciones de comprender, que son inapropiadas para su edad y su desarrollo psicosexual, para las que son incapaces de dar su consentimiento y que transgreden los tabúes y reglas familiares y sociales.

Kempe

Siguiendo las palabras de este autor es importante matizar la frase “que no están en condiciones de comprender”. La sexualidad de un infante no tiene nada que ver con la de una persona adulta. Mezclarles en temas que no les corresponde puede resultar en un trauma psicológico.

El consentimiento en supervivientes de ASI

Es importante diferenciar el consentir con el ser pasivo ante una situación. Los niños no tienen los recursos ni herramientas para supervivientes de ASI que podemos adquirir en la adultez. Por eso hacer frente a los adultos ante un abuso se vuelve una tarea prácticamente imposible, especialmente si son personas de confianza.

Los menores no cuestionan lo que hacen los adultos de su alrededor. Por eso, la pasividad no solo tiene que ver con una respuesta de shock, sino también con la impresión de que el adulto es quien lleva la responsabilidad de lo que está sucediendo. En una situación de ASI no existe la corresponsabilidad, la responsabilidad recae sobre sus figuras de apego, familiares y entorno adulto.

El momento en el que tomas consciencia

En muchas ocasiones no saben que están siendo víctimas de abuso sexual infantil. Desde que sucedes hasta que eres consciente hay muchas fases. Una de las fases determinantes es aquella en la que puedes ponerle palabras a lo que te sucedió, puedes ponerle nombre a tu abuso sexual.

Puedes hacerte consciente de lo que te sucedió de muchas formas: quizá lo escuchaste de otra persona y te sentiste identificada, o quizá tiempo después tu vida continua y estás en una etapa en la que te sientes más a salvo y tu cuerpo puede mirar directamente a la herida, o has tenido hijos y eso ha despertado en ti muchas cosas.

Guardar el secreto

Cada caso es diferente y tiene sus particularidades, pero en gran parte, si se guarda el secreto durante años, es una losa que impide poder tener los recursos para comprender y afrontarlo. Durante años puedes haber estado buscando explicaciones y tratando de sostenerte con tus propios recursos. Y eso está bien. Hacemos lo que podemos para protegernos y, cuando nos sentimos preparadas, avanzamos.

Que alguien que nos tiene que proteger y en quien confiamos se asociado al peligro a nivel psicológico es muy complejo. Perdemos el control y por ello se desarrollan muchos mecanismos de defensa como la disociación. No saber cómo gestionar las emociones ni tener herramientas para supervivientes de ASI dificulta poder comprenderte y ponerle nombre a lo que has vivido.

Tu mente y tu cuerpo hicieron lo que pudieron para protegerte.

Procesos del ASI

Los procesos que se ven envueltos en el abuso sexual infantil son muchísimos y darían para otro post, pero hoy nos centraremos en hablar del momento de la revelación y cómo lo recibe el entorno.

La revelación

Después de todo lo que supone mantener en secreto nuestra experiencia, la caja cerrada, cuando lo compartimos esperamos apoyo y acompañamiento. Cuando el menor habla lo hace con miedo a ser castigado porque no conocen exactamente qué ha sucedido.

Hoy eres una persona adulta que puede hablar y explicar su situación si así lo desea. Piensa que tú pones los límites y puedes decidir hasta dónde cuentas y a quién.

La reacción del entorno

¿Qué pasa si esperabas una acogida y tu entorno te cuestiona? Puede que te hagan dudar de tus reacciones y gestión emocional. Es frecuente que al revelar el abuso sexual infantil surja la vergüenza y la culpa, pero es importante reestructurar estos sentimientos y validarte. La responsabilidad es únicamente de la persona adulta. Nunca fue tu culpa. La familia no se rompe porque tú hayas roto el silencio, es el abuso el punto de inflexión.

¿Qué puedo hacer después de un abuso sexual?

Siempre habrá personas que pueden ayudarte y cuenta con nosotras y nuestras terapias online siempre que lo necesites. Tienes el derecho de sanar, de cortar y dejar ir el ASI. Es normal que no te encuentres bien, integrar lo que has vivido cuesta tiempo. Lo que pasó no va a cambiar, pero existe una gran diferencia entre una herida y una cicatriz. La cicatriz te acompaña, pero ya no duele.

La responsabilidad es únicamente de la persona adulta. Nunca fue tu culpa.

Hoy puedes empezar desde otro punto y hacer camino. Un camino que será duro, pero que si tomas te llevará al resto de tu vida.

Como siempre, gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en SpotifyIvoox y en Itunes eso nos ayuda a crecer.

¡Un abrazote!

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

Humana en constante aprendizaje y evolución además de fundadora y CEO de Somos Estupendas.

Deja un comentario