Inseguridad emocional: Qué es y cómo superarla

La mayoría de nosotras en algún momento nos habremos sentido inseguras. Quizás también habremos pensado que no somos capaces o que no podemos hacer frente a una situación. Seguramente incluso habrá algún momento en el que hayas dudado de ti misma o que no hayas confiado.

Cuando esa sensación aparece en diversas situaciones y se alarga durante el tiempo, podríamos decir que hablamos de inseguridad emocional.

¿Qué es la inseguridad emocional?

Definimos la inseguridad emocional cómo una sensación o conjunto de sensaciones de nerviosismo fruto de la baja confianza en uno mismo. Esta inseguridad emocional tiene influencia en gran variedad de situaciones en las que la persona tiene que hacer frente durante su día a día, como por ejemplo, en el trabajo, escuela, relaciones sociales… acompañándose de pensamientos desagradables sobre uno mismo.

Pero debemos de tener en cuenta que la inseguridad emocional no aparece de la nada, sino que hay diversos factores que pueden tener influencia en su aparición. Por ejemplo, podrían ser:

  • Baja autoestima: Las personas con inseguridad emocional tienden a no confiar en ellas mismas y tienden a tener baja el autoestima, no identificar sus virtudes y habilidades… E incluso magnificando aquello que consideran negativo de ellas mismas.
  • Autoexigencia elevada y perfeccionismo: Las personas con inseguridad emocional tienden a adoptar un diálogo interno crítico, que juzga, exige y desvaloriza los propios actos o que no le da el valor que se merece.
  • Experiencia traumática: Ciertas experiencias que hayan tenido un gran impacto emocional o consecuencias experimentadas como negativas, pueden haber hecho que la persona sienta que no es capaz de tomar decisiones o que no tiene las habilidades o recursos para hacer frente a ciertas situaciones.
  • Crianza exigente o sobreprotectora: Patrones de crianza muy exigentes o al contrario muy sobreprotectores promueven la sensación de inseguridad e incapacidad en la persona.

Cuando nos invade la inseguridad emocional dudamos de nosotras mismas, sentimos que no somos capaces de hacer frente y a menudo necesitamos la opinión y validación del entorno como método para hacer frente al malestar.

Aplazar entregas de trabajos, no ir a exámenes, no asistir a reuniones sociales… ante situaciones donde la persona sienta que se puede sentir juzgada va a manifestarse la inseguridad emocional, pudiendo llegar a impedir el funcionamiento habitual.

Inseguridad emocional Qué es y cómo superarla

Inseguridad emocional en la pareja

Si sentimos que no somos suficientes para el otro, que no tenemos valor, si sentimos miedo a que nos abandonen, el mantenerse hipervigilante a las conductas de la pareja … Son señales de inseguridad emocional que van a tener impacto en la relación de pareja.

Las conductas dirigidas a comprobar si el otro nos quiere, pedir constantemente muestras de ese amor puede hacer que el otro miembro de la pareja sienta que no confiamos e incluso que acabe desgastándose.

Puede que la persona con inseguridad emocional al principio deposite la responsabilidad de su malestar en la pareja. Es decir, refiriendo que es el otro quién no expresa suficiente cariño o quién no demuestra el afecto que considera necesario. La cuestión es que, por mucho que el otro demuestre afecto, la sensación de malestar no va a desaparecer, pues en realidad lo que debemos sanar es nuestra inseguridad, y no que el otro tenga que ser la fuente de regulación emocional, ya que con el tiempo nos damos cuenta de que realmente no es la solución.

Por ello es importante que si en tu relación de pareja, o en otras relaciones, identificas esas señales de inseguridad, pidas ayuda, ya sabes que contamos con un equipo de psicólogas en Barcelona como en online y así poder sanar la inseguridad y disfrutar de las relaciones sociales y de ti misma.

Cómo superar la inseguridad emocional

La inseguridad emocional es síntoma de algún malestar o experiencia interna que no se ha gestionado o procesado de forma adecuada y que sigue teniendo influencia en el funcionamiento diario de la persona. Por consiguiente, para superar la inseguridad emocional será necesario explorar cuáles han podido ser las causas o factores que han propiciado su aparición para poder realizar una intervención adaptada a la persona.

Entre los diferentes componentes a tener en cuenta en el trabajo de la inseguridad emocional encontraríamos:

Autoestima

Nuestra autoestima va a determinar en gran medida el modo en qué hagamos frente a las situaciones. Un pilar básico de la autoestima es el autoconcepto, es decir la imagen que tenemos de nosotros mismos. Si nos percibimos como personas incapaces, débiles, con apenas virtudes… la inseguridad emocional irá ganando espacio en nuestro funcionamiento diario. En cambio, si nos percibimos como personas capaces, dotadas de recursos, valiosas… es más posible que la inseguridad emocional no aparezca.

Por consiguiente, será relevante reforzar el autoconcepto, aceptando que tenemos tanto fortalezas como aspectos de uno mismo que quizás no nos gustan tanto, pero ello no hace que tengamos menos valor.

Creencias y pensamientos

Las creencias que tenemos sobre nosotras mismas y sobre el entorno que nos rodea moldea la forma en que vamos a relacionarnos con nosotros y con los demás.

Además, los pensamientos que acompañan a las personas con inseguridad emocional tienden a ser pensamientos cargados de crítica hacia una misma, limitándonos en el momento en el que tenemos que hacer frente a alguna situación. Va a ser relevante en el camino de sanar la inseguridad emocional adoptar un diálogo interno más compasivo, que se ajuste a la realidad y deje esa tonalidad tan exigente y crítica con una misma.

Inteligencia emocional

Las emociones nos dan información sobre cómo nos sentimos y qué puede haber hecho que nos sintamos de ese modo. Aprender a tomar consciencia de nuestro mundo emocional y adquirir herramientas para gestionarlas, promoverá una mayor seguridad en una misma y nos ayudará a relacionarnos con nuestro entorno.

Sanar experiencias traumáticas

Puede que la inseguridad emocional sea fruto de una o varias vivencias que hayan tenido un alto impacto emocional en ti. Explorar esas heridas, sanarlas y adquirir recursos para gestionar las situaciones en las que se activa esa herida va a incidir en la inseguridad emocional.

Ejemplos de inseguridad emocional

La inseguridad emocional puede expresarse de diferentes formas. Aun así, podemos identificar algunas características o modos de expresión más habituales en las personas con inseguridad emocional:

  • Dificultad en la toma de decisiones
  • Necesidad de aprobación del entono
  • Temor el error
  • Autoexigencia y perfeccionismo
  • Necesidad de ser elogiado o de que el entorno le preste atención
  • Aislamiento social
  • Temor a las críticas
  • Baja confianza
  • Baja autoestima
  • Diálogo interno crítico
  • Sensación de vulnerabilidad
  • Evitación de situaciones
  • Sensación de ser juzgado o criticado por los demás
  • Miedo al cambio
  • Dificultad para comunicar necesidades
  • Miedo a ser abandonado o rechazado
  • Sensación de no ser capaz, de no ser suficiente

Sabemos que es difícil hacer frente a la inseguridad emocional, ya que supone tener que mirar hacia dentro y ver qué es lo que necesitamos sanar, pero es el único camino a partir del cual vas a poder reconstruirte y sentirte mejor contigo misma.

Lograr sentirte segura contigo misma va a ayudarte a conseguir tus metas, a relacionarte de una manera sana con tu entorno y también contigo misma.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 6 | Media: 4.7)

Hija, hermana, nieta, amiga… ah y también psicóloga sanitaria. Le apasiona comprender la esencia del ser humano, el modo en que nos relacionamos con los otros, y todavía le da más importancia a cómo nos relacionamos con una misma.

Deja un comentario