Nomofobia: Adicción al móvil

Las nuevas tecnologías hace tiempo que entraron por la puerta grande en nuestras vidas para quedarse.

Videojuegos, televisores, tablets, ordenadores… y los teléfonos móviles. Paseando por la calle, en restaurantes o bares, con amigos o familiares, en la cama, en clase… Su uso se ha extendido en todos los ámbitos, pudiendo ver a personas a las cuales les resulte extremadamente complicado poder dejar de un lado el teléfono móvil y seguir su funcionamiento diario sin él.

Cuántas veces habrás visto un grupo de amigos juntos físicamente, pero cada uno con el móvil, o a una persona que no quiere ir a la montaña a desconectar porque no tendrá cobertura… Hoy hablaremos sobre la nomofobia o adicción al móvil, cada día más presente en nuestra sociedad.

Qué es la nomofobia

La nomofobia hace referencia a la presencia de miedo irracional a no tener el teléfono móvil, cobertura y/o conexión a internet. Su significado proviene de “non-mobile” y ”phobia”, es decir fobia a no tener el teléfono móvil.

A medida que pasan los años los móviles cada vez tienen más presencia en nuestro funcionamiento diario. Los utilizamos no únicamente para contactar con amigos o familiares o para ver las redes sociales, sino que también incluyen otras funcionalidades como el calendario, agenda, apps de trabajo o rutinas de ejercicios…

Compilamos gran parte de información en estos dispositivos, promocionando la necesidad de estar constantemente vinculados a ellos. Además de ello, en algunas personas gran parte de las relaciones sociales que tienen se inician y mantienen a través de estos dispositivos móviles.

Llegan a ser un elemento tan central en el funcionamiento diario que en muchos casos el teléfono móvil es lo primero que ve una persona al despertarse y se llevan a hacer constantes comprobaciones durante el día, creándose una relación de dependencia con el teléfono.

Consecuencias de la nomofobia

Esta adicción al teléfono móvil trae con ella diferentes consecuencias que pueden afectar en la persona, como un menor rendimiento laboral/escolar, estrés, ansiedad, disminución de la autoestima, dolores corporales, aislamiento social…

Por ese motivo es tan importante conocer la existencia de la nomofobia, así como la sintomatología característica, pudiendo de ese modo identificarlo de forma precoz y pudiendo actuar lo antes posible.

Síntomas de adicción al móvil

Este miedo desproporcionado a no tener el teléfono a mano tiene repercusiones en el funcionamiento diario de la persona, pudiéndose manifestar de diferentes formas en cada uno de nosotros.

Vamos a ver el conjunto de síntomas característicos de la nomofobia, atenta a si te puedes sentir identificada o si lo identificas en alguien de tu entorno:

  • Miedo a estar sin teléfono/cobertura/internet
  • Sensación de ahogo al no tener el teléfono/cobertura/internet
  • Estar pendiente constantemente de la batería del móvil
  • Comprobaciones constantes de si llegan notificaciones o llamadas
  • Insomnio o reducción de las horas de sueño
  • Aislamiento físico
  • Incapacidad de salir sin el teléfono
  • Organizar el día a día en función de la batería del móvil o de que pueda haber cobertura
  • Restar tiempo a otras actividades (estudio, trabajo, amistades, familia) para estar con el teléfono
  • Necesidad de tener el teléfono siempre encendido
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de cervicales
  • Fatiga visual
  • Dolor en manos/muñecas

Causas de la nomofobia

No hay una única causa que explique la aparición de la nomofobia, pero si hay diversos factores que pueden tener gran influencia:

Dificultades de habilidades sociales

Hay personas a las cuales les resulta más dificultoso relacionarse a nivel social. Las pantallas proporcionan un tipo de filtro/escudo a partir del cual estas personas se pueden llegar a sentir más cómodas relacionándose a partir de ahí, reduciendo los contactos físicos que les generan malestar y centrándose en las relaciones a través del teléfono móvil.

Sensación de soledad

En las redes sociales podemos encontrar un abanico de posibilidades de ponernos en contacto y conocer otras personas. En sentirse solo o creer que el entorno no es un apoyo suficiente puede promover la necesidad de vincularse a través de la pantalla.

Algunos rasgos psicológicos o de personalidad

Hay ciertos rasgos de personalidad como la baja autoestima, impulsividad, ansiedad social que hacen que la persona tenga más sensible a ello.

Evitación emocional

Puede que se esté viviendo una situación compleja a nivel emocional y que la persona no se sienta con recursos para hacer frente, refugiándose en las redes como método de evitación de la realidad que puede ser dolorosa.

Como hemos comentado, son factores que pueden ser influyentes en su desarrollo, pero no quiere decir que su presencia conlleve determinantemente a tener nomofobia.

Cómo superar la adicción al móvil

La adicción al móvil se trata de una adicción más que tratar, teniendo en cuenta que está claro que tiene ciertas diferencias con otras adicciones, como el alcoholismo o la adicción en los videojuegos.

Plan de tratamiento

Para el tratamiento de la nomofobia se van a plantear ciertos objetivos terapéuticos que van a marcar el plan de tratamiento, como podrían ser: reducir tiempo de uso, incremento de relaciones en la realidad (no virtual), disminuir conductas de comprobación, reducir la dependencia al teléfono móvil o aumentar conductas alternativas al uso del teléfono móvil.

Para ello, por un lado, se debe explicar a la persona el porqué se suele desarrollar esta adicción y cuáles van a ser los objetivos. También será importante explorar qué ha podido desencadenar, en su caso la adicción y qué hace que se mantenga.

Desarrollo de recursos y habilidades

Seguidamente, en la intervención se pondrán en marcha los recursos necesarios para hacer frente al cambio y tener herramientas para sostenerlo en el tiempo. Entre ellos, será relevante hacer que la persona perciba como todos aquellos pensamientos distorsionados de forma catastrófica que aparecen ante la posibilidad de no tener el teléfono no son reales. Será relevante trabajar en estas interpretaciones no ajustadas a la realidad para que la persona se pueda sentir más capaz de tomar distancia con el teléfono.

Las personas con nomofobia dedican gran parte de su tiempo al teléfono móvil, dejando de lado aficiones y otras actividades que les podrían resultar placenteras. Durante el tratamiento para la nomofobia también se va a promover el instaurar conductas alternativas al uso del teléfono, como hacer ejercicio físico, quedar en persona con amigos, ir a museos, al cine, hacer manualidades… Promocionar un sano autocuidado, donde el motivo de hacer es actividad, sea por placer, porque es gratificante, y no tanto desde la necesidad o el malestar.

También será importante durante el tratamiento proporcionar a la persona información sobre qué es la ansiedad, cómo aparece y cómo la podemos gestionar, así como reforzar su autoestima y concepto que tiene de sí mismo.

Las nuevas tecnologías tienen multitud de beneficios y pueden ser unas buenas aliadas para facilitarnos el trabajo, estar en contacto con nuestros seres queridos, ponernos al día de la actualidad…

Pero no deben de ser nuestra única fuente de relaciones ni nuestra única fuente de “bienestar”. Si te has sentido identificada, si sientes que si no tienes el móvil cerca aparece ansiedad u otro malestar, puedes pedir ayuda a través de nuestra terapia online o terapia en Barcelona.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 1 | Media: 5)

Hija, hermana, nieta, amiga… ah y también psicóloga sanitaria. Le apasiona comprender la esencia del ser humano, el modo en que nos relacionamos con los otros, y todavía le da más importancia a cómo nos relacionamos con una misma.

Deja un comentario