Ansiedad en el embarazo, ¿qué podemos hacer?

¡Wow! ¡Embarazada! ¡Qué feliz tienes que estar! ¡Qué momento tan bonito y tierno! Estarás encantada…” Muchas veces la realidad no es esta. El embarazo es una noticia que cambia la vida. Por eso, estos meses pueden ser vividos con ilusión, ganas, amor, plenitud y calma, pero también con nuevas emociones, con sentimientos no previstos, miedos, inseguridad, tristeza, y, entre toda esta vorágine interna, también con ansiedad. Y aquí se plantea la duda de ¿qué podemos hacer con la ansiedad en el embarazo?

¿Es normal tener ansiedad en el embarazo?

El embarazo se ve desde la sociedad como un momento feliz, conociéndose incluso como “la dulce espera”. Pero esto no tiene porqué vivirse así, sino que, a veces, puede acompañarse de ansiedad, con insomnio o poca calidad de descanso, tensión muscular, inestabilidad emocional, sensación de carga mental, preocupación constante sobre el embarazo y parto, etc.

Lo primero que hay que saber es que tener ansiedad durante el embarazo no te hace peor madre o hace de tu embarazo algo raro, sino que es muy habitual, no estás sola, y puede gestionarse. De hecho, está bien tener dudas, no saber hacerlo o no tener “todo perfecto para la llegada del bebé”, frase cargada de exigencia.

Crisis o ataques de ansiedad en el embarazo

Puede que te hayas dado cuenta de que estás teniendo ansiedad en el embarazo tras haber tenido uno o varios ataques de pánico, es decir, esos episodios inesperados, bruscos, de ansiedad tan elevada que nos hacen sentir que no podemos respirar, que nos falta el aire, en los que sentimos taquicardia fuerte, y nuestra activación es tan alta que sentimos que perdemos el control o que nos va a dar algo.

Si has tenido uno o varios ataques de pánico en el embarazo, es bueno para ti que sepas que estas crisis, aunque son muy muy desagradables, tienen un sentido, no van a hacerte daño, y pueden regularse.

¿Por qué tengo ataques de ansiedad en el embarazo?

Estar creando una vida… se dice pronto y fácil. En este momento, tu cuerpo está sometido a muchos cambios, y a todo un revoltijo hormonal que pone patas arriba tus emociones. Estos cambios no solo suceden en nuestro interior, sino también en el exterior, ya que conlleva todo un proceso de adaptación ante esta nueva realidad como embarazada y como madre. Además, a todas estas transformaciones, se añaden las mil y una dudas, miedos e inseguridades de la mamá: ¿seré buena madre? ¿sabré hacerlo? ¿podré con todo? ¿estará bien mi bebé? ¿cómo será el parto?.

Fíjate, ¡son muchas cosas las que estás afrontando en este momento de embarazo! Y es normal que, con todo ello, te cueste adaptarte a la situación.

Los ataques de pánico, serían, por tanto, la forma que tiene nuestro cuerpo de avisarnos de que necesitamos revisar algo en la situación o pedir ayuda. Serían esa alarma de nuestro cuerpo que nos dice que la situación se nos hace grande (¡normal!).

¿Qué hacer si tengo un ataque de ansiedad si estoy embarazada?

Vale pero.. ¿qué hago si tengo un ataque de ansiedad en el embarazo? Esta puede ser otra de esas dudas que te genera ansiedad. Es posible que el miedo a hacer daño al bebé por tener un ataque de pánico te genere más y más pánico.

En este sentido, puedes hacer dos cosas: la primera, saber que no eres la única mamá a la que esto le ocurre, y que no eres peor madre por tener un ataque de pánico. Lo haces lo mejor que puedes con los recursos que tienes. Y, en segundo lugar, es genial que aprendas herramientas para regularte en estos momentos.

En este post “Qué puedo hacer si sufro un ataque de pánico” tienes información súper valiosa que puede ayudarte cuando tienes una crisis de pánico. Como estando embarazada puedes pasarlo todavía peor por ese miedo a hacer daño al bebé, es importante que recuerdes que este episodio es momentáneo, es decir, que solo durará unos minutos. Puedes hablarte a ti misma recordándote que esto pasará enseguida. Es importante que, en la medida de lo posible, vayas a un lugar tranquilo y te sientes.

Algo que te ayudará a relajarte es hacer ejercicios de respiración, ayudándote de una bolsa, por ejemplo, y alargando tus exhalaciones. Otra herramienta es fijar tu atención en algo del entorno, por ejemplo, buscar tres utilidades a los objetos que veas a tu alrededor.

Y, además de todo esto, recuerda que está bien pedir ayuda. Si estás sufriendo un ataque de pánico estando embarazada, puedes pedir a alguien del entorno que te acompañe en este momento. Y, en otro momento, puedes plantearte buscar ayuda psicológica.

Ansiedad en el embarazo, ¿qué podemos hacer?

¿Qué tomar para la ansiedad en pleno embarazo?

Quizá, al estar pasándolo mal con la ansiedad en el embarazo, lo que quieras sea tomar algún medicamento que te ayude a estar mejor. Si es así, es esencial que consultes con tu ginecóloga/o, y que bajo ningún concepto te tomes algo (por natural que sea o que parezca) por ti misma sin haberlo preguntado antes a una persona especialista.

Tratamiento para la ansiedad estando embarazada

Como has visto, tener ansiedad en el embarazo es habitual. Pero que sea habitual no quiere decir que no podamos hacer nada para estar mejor. La ansiedad durante el embarazo puede brotar como resultado de lo ya descrito: popurrí hormonal, montaña rusa emocional, cambio vital, responsabilidades y alta exigencia. Y, por ello, es importante que esta ansiedad se tome en cuenta y sea escuchada.

Durante el embarazo, es muy recomendable acudir a terapia para la ansiedad, especialmente si estás sintiendo ansiedad o si estás viviendo ataques de pánico. El tratamiento para la ansiedad estando embarazada será individualizado, adecuándolo a lo que tú necesites.

En general, para regular la ansiedad en el embarazo es importante:

  • Aceptar las emociones que se están experimentando, reconociendo que el embarazo es un periodo de muchos cambios y, muchas veces, no fáciles de digerir o acomodar. Aceptar las emociones y las dificultades nos aleja de la culpa del no poder vivir el embarazo como se espera, nos aleja de los “deberías” que asoman por nuestra cabeza. Así conseguiremos tratarnos de manera más compasiva y dándonos el tiempo que haga falta para adaptarnos a una nueva realidad.
  • ¡Descansar! y bajar el ritmo. Lo primero eres tú, así que reduce el nivel de exigencia y delega en las responsabilidades o tareas. Muchas veces el mensaje de la ansiedad es el de tomar un respiro entre tanto cambio y prisas. Sé comprensiva y compasiva contigo misma… ¡estás creando vida!
  • Reordenar tus prioridades y rutinas a tu favor, escuchando a tu energía y a lo que esta te permite dar de ti. No tienes porqué poder hacer todo como antes o tener todo bajo control.
  • Practicar ejercicios de relajación y respiración.
  • Mover tu cuerpo: ya sea mediante un tranquilo paseo, baile, ejercicio, yoga, pilates… todo aquello que, bajo recomendación médica, te movilice y te haga sentir bien.
  • Cuidar de ti y mimarte como lo harás con tu bebé. Establece rutinas de autocuidado y sé sensible a lo que sientes que necesitas: un masaje, un baño caliente, unos días de vacaciones, contacto físico afectuoso… Y, también, cuida la alimentación y el sueño.
  • Y, por supuesto… ¡no estás sola! Expresar las emociones, miedos, inseguridades y compartir tu ansiedad puede ayudar. Existen grupos de apoyo de otras futuras mamis a los que puedes acudir y en los que sentirás apoyo, acogimiento emocional y comprensión.

Sentir ansiedad en el embarazo puede ser muy duro y pesar mucho. Recuerda que acudir a Terapia te ayudará a gestionarla y a sentirte acompañada en este cambio vital tan grande, porque no tienes por qué hacerlo sola.

4.5/5 - (2 votos)

Psicóloga especializada en bienestar emocional con perspectiva integradora, aunando la rama cognitivo conductual junto con la que considera base de su perfil profesional: las Terapias de tercera generación.

2 comentarios en «Ansiedad en el embarazo, ¿qué podemos hacer?»

  1. Con todas las restricciones COVID se ha eliminado por completo toda la cadena de soporte emocional que las embarazadas debemos tener antes del parto. Desde la primera consulta, pasando por las ecografias y las clases de preparación al parto, todo ha sido restringido o eliminado.

    El padre no solo no puede acompañar a la madre durante el proceso de embarazo, sino que ademas añadamos que si en el parto cualquiera de los 2 es PCR positivo, la madre será inmediatamente aislada y privada de cualquier tipo de soporte emocional durante todo el proceso.

    Así de importante es para la sociedad, sanitarios y políticos la salud mental de las futuras madres.

    Responder
    • Hola bonita 💛

      Gracias por tomarte un tiempo en leer el artículo y en compartir esta aportación con nosotras.
      La verdad es que sentimos mucha impotencia y mucho malestar con esta situación también. Entendemos cómo te sientes, porque realmente es penoso que en ese momento de gran importancia, y también de gran vulnerabilidad emocional para la madre (y para la pareja y el bebé, por supuesto), se descuide precisamente el apoyo emocional. Vemos este trato como deshumanizado y poco empático, y ojalá poco a poco vaya cambiando la situación. Ya no solo por la mejora de la situación del COVID y la relajación de las medidas restrictivas, sino porque se empiece a dar realmente la importancia que tiene al acompañamiento y soporte emocional a las embarazadas en ese momento.

      Te mandamos un abrazo enorme 💛

      Responder

Deja un comentario