Así es la relación psicológica entre mujeres y el dinero

La relación que tienen psicológicamente las mujeres con el dinero puede parecer algo difuso e incluso puedes no llegar a saber contextualizar el por qué existe cierta relación entre ello, la cual a su vez está ligada al contexto y a la etapa en la que cada mujer se desarrolla. Para ello, tal vez sea necesario hacer alusión a cómo hemos avanzado, no sólo evolutivamente sino social y psicológicamente.

El Mundo no era para las mujeres, o al menos, eso era lo que muchos pensaban. Por suerte, hoy en día, aunque queda mucho por avanzar y por evolucionar, las mujeres se abren paso en lo que parecía ser un Mundo de hombres.

Mujeres y dinero

Durante mucho tiempo, las mujeres han estado calladas y dominadas bajo los mandatos y legados que aprendieron generación tras generación, cubiertas de frases como ‘’tú te encargas de los niños y del hogar’’ ‘’pon la mesa y haz la casa antes de que vuelva del trabajo’’ ‘’no necesitas trabajar porque el dinero lo llevo yo’’ y de un sinfín de frases más. Pueden parecer exageradas pero seguramente habrá personas a quienes les resuene en su interior pudiendo incluso rescatar algún recuerdo similar.

Venimos de un pasado (no muy lejano) en el que la vida giraba en torno al patriarcado, y eso, hacía que los hombres fueran quienes sobresalían en todos los ámbitos sobre las mujeres, y en concreto, en el tema monetario. De ahí que muchas mujeres aún lleven en sus espaldas muchos mitos y prejuicios sobre ellas mismas y sobre su capacidad de ser quienes quieran ser y de hacer lo que quieran hacer.

Herencias de generación en generación

Que hoy en día haya mujeres que tienen ciertos pensamientos discriminatorios hacía sí mismas y sentimientos de culpabilidad e incapacidad sobre ejercer una profesión determinada, sobre ser exitosa o sobre ganar grandes cantidades de dinero, probablemente sea porque sus progenitores se lo han inculcado así.

¡Y ojo, porque pueden no haberse dado ni cuenta!

Eso sucede porque lo que anteriormente leíste no son simples frases, sino aprendizajes que se convierten en hábitos normalizados y aceptados bajo una sociedad machista en la que a la mujer se le dificulta su crecimiento.

Si tú piensas que estás en esa situación, libérate de las cadenas que te han impuesto y de las creencias limitantes. Si crees que no puedes hacerlo, en Somos Estupendas, te queremos ayudar y hacerte ver que tú también lo eres. Si lo necesitas puedes contactar con el Círculo de mujeres y con la Terapias Online.

Relación psicológica entre el dinero y las mujeres

Debido a la trayectoria y a la evolución de la vida, muchas mujeres podemos tener una relación insatisfactoria con la economía de manera general y con la gestión de ella.

Existen diferentes relaciones psicológicas que se establecen entre mujeres vs dinero:

La primera por excelencia es desde la culpabilidad. Sí, muchas mujeres sienten culpa a la hora de generar ingresos y de incluso posicionarse por encima de cualquier hombre en su trabajo. Eso sucede porque en nuestro pasado los hombres eran considerados como los que podían ejercer una posición de poder y llegar a ser exitosos, mientras que las mujeres permanecían en peldaños inferiores. Cuando eso se da la vuelta, es posible que en un principio sientas culpa y emociones desagradables que  hagan que te replantees si estás preparada o no para ello.  ¡STOP! Estás preparada para triunfar, llevar las riendas financieras de tu vida y para desarrollarte profesionalmente tanto como quieras. Simplemente tienes que eliminar aquellos pensamientos intrusivos y negativos que heredaste socialmente sin casi saberlo.

Las emociones y el dinero van casi de la mano y sólo tienes que pensar en qué sucede cuando tienes gastos imprevistos, cuando te ascienden de puesto y cobras más, cuando compras emocionalmente para calmar tu estado anímico o cuando piensas que si tuvieses más dinero serías más feliz y tendrías menos problemas…

Expertos financieros dicen que las emociones más asociadas al dinero son el miedo, la vergüenza, la culpa y la frustración. Dichas emociones aparecen en nuestra vida cuando ponemos el dinero en el foco de nuestros pensamientos y desarrollamos patrones como la adoración, la evasión, el status y la hipervigilancia hacia el dinero.

Dichos patrones hacen que las personas nos relacionemos de una manera puramente emocional con el dinero, desde pensamientos y creencias que nos limitan, como por ejemplo pensar que ‘’el dinero da la felicidad’’ o que ‘’eres el dinero que tienes’’. El tener esas creencias hace que las personas nos comportemos en base a ellas y desencadenen problemas psicológicos como crisis de identidad, falta de autoestima y confianza en una misma, estrés y ansiedad por el dinero e insatisfacción personal.

Romper con las creencias limitantes

Es necesario tener en cuenta ciertas consideraciones a la hora de romper con las propias barreras que existen en torno a la economía y al ser mujer.

relación psicológica entre mujeres y el dinero
  • Neutraliza el dinero. No le añadas ninguna etiquéta ética o moral. Utiliza el dinero simplemente como una herramienta de intercambio para conseguir bienes o servicios.
  • Refuerza tu autoestima. Reforzar tu autoestima para saber gestionar las emociones desagradables es fundamental, saber que tú eres poderosa por el simple hecho de ser mujer, es primordial. No necesitas estar bajo el paraguas de nadie porque por ti misma eres capaz de hacer cosas maravillosas. Si necesitas saber ello, puedes leer el artículo: Cómo tener una buena autoestima.
  • Elimina las connotaciones negativas a la hora de tener una u otra ganancia económica. Muchas veces, de manera inconsciente, se puede pensar que si una mujer está en un cargo alto o gana una elevada cantidad de dinero es por cualquier otro factor antes que por su propia valía y esfuerzo. Esos pensamientos pueden ser innatos y hay que eliminarlos de inmediato. Así parte de la culpa y la vergüenza asociada a ello se eliminará también.
  • Elimina esa idea de que el dinero es felicidad y que la falta de ello es insatisfacción. Los momentos más felices de tu vida posiblemente no estén ligados al dinero sino a la satisfacción personal, a las personas, al amor y a otros factores que no son en sí nada material. Para poder trabajar y desterrar esa idea, es necesario tener una buen control emocional, mediante el cual podamos autoregularnos y diferenciar los estados emocionales internos. Para ello, puede ser de utilidad que leas el artículo sobre Autocontrol emocional.
  • Por último, dedícate a ser una mujer en búsqueda de la excelencia y no de la exigencia. De esa manera, estarás abriendo las puertas a la mejora continua, donde los aprendizajes fluyen con positividad, donde aceptas nuevos retos desde el disfrute y no desde el miedo, donde el ser no está relacionado con el hacer ni con el tener y donde puedes ser dueña tanto de tu dinero como de tu propia vida, con tus decisiones, con tu autonomía y desechando pensamientos que limitan tu crecimiento.

Recuerda:
“Estás destinada a crecer y florecer tanto como quieras’’.

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba