Síndrome de Burnout: Definición y tratamiento

Seguramente en algún momento te has podido sentir desbordado a nivel laboral, sintiéndote agotada, apática e incluso enfadada. Cuando esta sensación pasa de aparecer de forma puntual a presentarse de forma sostenida en el tiempo, podríamos estar hablando del síndrome de burnout o síndrome del trabajador quemado.

Hoy veremos qué es el síndrome del trabajador quemado, sus síntomas y primeros pasos de intervención.

Definición de síndrome de Burnout

El síndrome de burnout o síndrome del trabajador quemado es la etiqueta dada a la situación de estrés y agotamiento cronificado por parte de una persona trabajadora. Cuando hablamos de estrés, este no tiene por qué ir asociado con una connotación negativa, es más, el estrés es una reacción de nuestro organismo para hacer frente a las demandas del entorno, permitiéndonos reajustar conductas o patrones de respuesta, permitiéndonos la adaptación y un rendimiento adaptativo.

En el caso del síndrome de burnout no hay una reacción adaptativa, sino que las demandas del entorno y las personales superan los recursos actuales de la persona.

Como veremos más adelante, esta situación cronificada de estrés laboral afecta a la persona a nivel personal, laboral e incluso puede afectar a nivel interpersonal. Es por este motivo que en este blog queremos presentarte los síntomas del burnout para que lo puedas identificar, así como unos primeros recursos para saber cómo se le puede hacer frente.

Síndrome de burnout

Síntomas del síndrome de burnout

Maslach y Jackson¸ autores que investigaron el síndrome de burnout, identificaron tres dimensiones que se ven afectadas y que son centrales en el síndrome del trabajador quemado:

  • Agotamiento emocional: Sensación de estar desbordado emocionalmente, con la percepción de no tener recursos ni cómo saber gestionar la situación.
  • Despersonalización: El síndrome de burnout suele afectar principalmente a personas que trabajar interaccionando con otras personas, siendo estas últimas las usuarias y receptoras de los servicios. Puede ocurrir que es trato hacia estas personas se lleva a cabo con actitudes insensibles y cínicas.
  • Baja autoestima profesional: Valoración negativa del trabajo realizado, con expectativas negativas y frustración hacia el trabajo realizado.

Partiendo de estas tres dimensiones, podemos encontrar diferentes sintomatología asociada, vamos a clasificarla en diferentes categorías:

Emocional/cognitivo: Irritabilidad, bajo estado de ánimo, ira, ansiedad, ausencia de motivación, apatía, bloqueo emocional, agotamiento emocional, pensamientos catastróficos, dificultad de atención y concentración, baja sensación de realización…

Fisiológico: Dolor de cabeza, dolores musculares, tensión muscular, palpitaciones, opresión en el pecho, hiperventilación, migrañas…

Conductual: Actitudes hostiles, aislamiento social…

Tratamiento del síndrome de burnout

El tratamiento del burnout va a tener en cuenta diferentes dimensiones que se pueden ver afectadas en la persona, así cómo va a promover el desarrollo de habilidades que permitan a la persona adaptarse al entorno laboral. Que vayamos a describir algunas dimensiones que son necesarias trabajar, no quiere decir que tengas que hacerlo tu sola, puedes pedir ayuda psicológica.

Gestión del estrés

El estrés es uno de los factores que más puede ir desgastando a la persona y la motivación hacia su puesto de empleo. Por ello, intervenir en este componente central va a ser primordial.

Para trabajar el estrés asociado al síndrome del burnout se van a identificar aquellos estresores que afectan a la persona, observar cómo se manifiesta en ella el estrés y qué respuestas tiene. Una vez definido el estrés y cómo poder identificarlo, se van a poner en marcha recursos para disminuir el estado de activación, como podrían ser técnicas de relajación, el entrenamiento en solución de problemas, aprender cuándo delegar ciertos trabajos.

Gestión emocional

El síndrome de burnout conlleva un gran desgaste emocional. Poder aprender a identificar cómo nos estamos sintiendo y desarrollar las herramientas necesarias para una buena gestión emocional será uno de los pilares en la intervención, de ese modo la persona aprenderá a gestionar las emociones que vaya sintiendo sin que las necesidades queden sin cubrir.

Comunicación

Hay empleos en los cuales el trabajo en equipo es primordial, tanto para los resultados laborales como para la gestión personal y sobrecarga de trabajo. Es necesario desarrollar habilidades asertivas de comunicación para evitar sobrecargarse de trabajo, así como para poder propiciar un entorno laboral en el cual se puedan expresar las necesidades y llegar a acuerdos sin pasar por el conflicto.

Autocuidado

El autocuidado será la fuente para recargar pilas. Con un buen autocuidado nos referimos a unos buenos hábitos de sueño, buenos hábitos alimentarios, tiempo de calidad con amigos y familiares, así como tiempo individual durante el cual se puedan realizar actividades gratificantes para uno mismo.

Fases del síndrome de burnout

El síndrome del trabajador quemado no aparece de un día para otro, sino que va instaurándose a lo largo del tiempo. Conocer las fases por las cuales suele pasar una persona nos va a ser útil para la prevención del síndrome de burnout, pudiendo de ese modo identificar a corto plazo las señales de alerta y permitiéndonos poner en marcha los recursos necesarios para hacerle frente.

Así que vamos a ello, veamos cada una de estas fases:

Entusiasmo

Esta es la fase inicial donde el trabajador comienza su trabajo. En general, en esta fase las expectativas y sensaciones son de entusiasmo y energía hacia el nuevo puesto.

Estancamiento

En esta fase el trabajador empieza a sentir cierto malestar respecto al trabajo y sus demandas. Pueden aparecer los primeros síntomas de estrés, sensación de malestar… las expectativas respecto al trabajo pueden empezar a verse frustradas.

Frustración

En esta etapa predomina la frustración hacia el trabajo, donde la persona ya duda de si el esfuerzo está siendo recompensado. Se empieza a cuestionar y a hacer balance sobre los recursos destinados y la recompensa o consecuencias en el trabajo. La sensación de frustración, derrota e incapacidad va cada vez más en aumento. Hay sensación de ausencia de recursos personales y a nivel de la empresa.

Apatía

En la fase de apatía hay una marcada falta de interés hacia el trabajo. La falta de interés y motivación influye en el rendimiento laboral, disminuyendo su ritmo. Cada vez más desbordamiento a nivel emocional, acompañado de sensación de baja realización, vacío, ansiedad, somatizaciones….

Quemado

En esta fase la persona ha llegado al límite, hay un desbordamiento y colapso total, afectando a nivel laboral, personal e interpersonal. En este momento la persona puede llegar a plantearse dejar el trabajo o buscar otro puesto en la misma empresa.

Ahora que ya sabemos cuáles son sus fases, también debemos de tener en cuenta que, igual que en los procesos de duelo en los cuales, aunque haya unas fases definidas, cada persona los experimenta de diferente manera. Eso también ocurre en las fases del desarrollo del síndrome de burnout. Es decir, hemos visto cada una de las fases por las que puede pasar la persona, pero ello no implica que todas deban de pasar por exactamente las mismas fases y con las mismas sensaciones.

Espero que haber hablado de qué es el síndrome de burnout o síndrome del trabajador quemado pueda ayudar a prevenir la aparición de este, o que si lo has identificado en ti o alguien del entorno pueda servir como primer paso para pedir ayuda y poder volver a conectar de forma más gratificante con el trabajo.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 2 | Media: 5)

Hija, hermana, nieta, amiga… ah y también psicóloga sanitaria. Le apasiona comprender la esencia del ser humano, el modo en que nos relacionamos con los otros, y todavía le da más importancia a cómo nos relacionamos con una misma.

2 comentarios en «Síndrome de Burnout: Definición y tratamiento»

  1. Interesante el artículo.

    El fenómeno del síndrome de burnout es preocupante. Según Cigna, la cifra de empleados que sufren burnout se ha incrementado un 10% desde el 2020, y actualmente alcanza un 74%. Unas cifras alarmantes.

    Responder
    • Hola 💛
      Muchas gracias por tu comentario y por compartir aquí esa información. Realmente son unas cifras alarmantes. Confiamos en que el ámbito laboral pueda ir siendo cada vez más cuidadoso y respetuoso con el bienestar y salud mental de los/las trabajadores/as.
      ¡Un abrazo fuerte!

      Responder

Deja un comentario