Tipos de habilidades sociales

Vivimos en sociedad, pero no siempre sabemos desenvolvernos en ella de la mejor manera. Puede ser que no hayamos adquirido, por diversas razones, las herramientas necesarias para relacionarnos con otras personas de una forma abierta, saludable, y fluida.

Pero, dado que una parcela importante de nuestro bienestar es el bienestar social, lo que sí podemos hacer es aprender y desarrollar los diferentes tipos de habilidades sociales.

Tipos de habilidades sociales

Habilidades sociales en la sociedad

Como has leído hace unas líneas, vivimos en sociedad. Y no solo vivimos en sociedad porque así nos ha tocado, sino porque esto forma parte de nuestra supervivencia. Es decir, más allá de que el bienestar social sea una parte de nuestro bienestar general, es una necesidad humana básica.

Nuestras necesidades no se limitan a lo fisiológico (comer, descansar, beber agua, etc.), sino que también existen otras necesidades, entre ellas las relacionales. Encajar en un grupo, sentir que pertenecemos, sentirnos vistas, aceptadas y queridas, tener un buen apoyo social… son pilares fundamentales para nuestro bienestar. Y es lo que ha garantizado nuestra supervivencia a lo largo de los años.

¡Fíjate qué importante es tener las habilidades necesarias para que estas necesidades relacionales se vean cubiertas!

Sin embargo, no siempre las tenemos. Puede ser que nadie nos haya enseñado los tipos de habilidades sociales, que hayamos tenido experiencias que nos han dificultado ponerlas en práctica, que nos generan ansiedad las relaciones sociales… entre otras muchas razones. Es decir, no hay nada malo en ti si no sabes hacerlo de otra manera en tus relaciones sociales. Lo que sí es cierto es que el hecho de no haber desarrollado diferentes tipos de habilidades sociales acaba generando malestar en nuestra vida social, e incluso en nuestra autoestima social.

Pero, como siempre, nunca es tarde para aprender nuevas herramientas que nos lleven a un mayor bienestar. Así que veamos más detenidamente acerca de los tipos de habilidades sociales más importantes.

Tipos de habilidades sociales

En relación con lo anterior, podemos decir que las habilidades sociales son un conjunto de herramientas o capacidades que nos permiten relacionarnos con las demás personas de una forma saludable, tanto con las demás personas como, finalmente, con nosotras mismas. Dentro de este conjunto de habilidades se pueden incluir mil y una, pero nos centraremos en las fundamentales.

Iniciar y mantener conversaciones

Cuando no contamos con esta habilidad, la consecuencia puede ser que nos acabamos aislando de otras personas, o bien evitando todo encuentro social que implique que vayamos a tener que conversar con otras personas. Por lo tanto, lo que conseguiremos si la entrenamos será tener la capacidad para desenvolvernos con mayor soltura ante situaciones sociales que requieran por nuestra parte iniciar un diálogo y mantenerlo. Aquí incluimos, por ejemplo, el saber presentarse a una misma, formular preguntas, encontrar temas de conversación, dar feedback, etc.

Hacer y recibir cumplidos

Como has visto, una parte importante de nuestro bienestar social tiene que ver con sentirnos aceptadas y valoradas. Por ello, nuestras relaciones se nutrirán de nuestra capacidad de dedicar palabras de afecto y de recibirlas. Por un lado, el hecho de expresar palabras de amor, agrado, y afecto hará más fácil que la otra persona se sienta bien en ese encuentro, de modo que aumente la posibilidad de que se repita. Y, por otro lado, saber recibir esas palabras nos servirá para vivir ese momento de forma agradable y no de forma incómoda, aumentando también nuestra autoestima.  

Expresión de molestia, desagrado y disgusto

Así como es importante familiarizarnos con mensajes positivos y afectuosos, también es interesante tener herramientas para expresar aquello que no nos gusta o que no es de recibo. Las relaciones con otras personas son una fuente de amor, en muchas ocasiones, pero también pueden serlo de dolor, en muchas otras. Por ello, es vital que podamos desarrollar habilidades que nos permitan cuidarnos y hacernos respetar en las diferentes situaciones sociales que estén siendo incómodas, inoportunas, o invasivas.

Hacer y rechazar peticiones

Pedir ayuda es una habilidad social esencial. Tenemos el derecho a pedirla, así como también a rechazarla. Lo importante es que podamos encontrar un equilibrio entre lo que necesitamos y lo que las demás personas necesitan, teniendo las herramientas para poner límites y para cuidarnos.

Comunicación asertiva

La comunicación es uno de los tipos de habilidades sociales más elementales. De hecho, gran parte de que hemos ido describiendo podríamos incluirlas como habilidades de comunicación. Podemos definir la asertividad como la capacidad para expresar emociones, opiniones, ideas, sentimientos, etc. de forma honesta, clara, directa, y respetuosa con nosotras mismas y con las demás personas. Implica entender, por una parte, que tenemos una serie de derechos asertivos (te invito a que curiosees acerca de ellos) que debemos defender; y, por otra parte, que el resto de personas también los tienen, y que debemos respetar.

Expresar agradecimiento

Así como expresar admiración y afecto es importante para generar vínculos agradables, también lo es dar las gracias. Esto nos garantiza que la otra persona se sienta tenida en cuenta y que vea sus esfuerzos apreciados. Además, favorece que las relaciones que establezcamos sean simétricas.

Empatía

Necesitamos sentirnos vistas por otras personas. Así, ponernos en el lugar del otro y aprender que sus experiencias son vividas y sentidas de forma diferente a la nuestra es uno de esos tipos de habilidades sociales que satisfacen esta necesidad humana de ser entendidas. Algunas herramientas importantes aquí son: validar, no juzgar, ayudar, acompañar, etc.

Escucha activa

No solo es importante tener habilidades de comunicación, sino también desarrollar la capacidad de escuchar a otras personas. Muestra interés, haz preguntas, mantén el contacto visual, asiente, respeta el turno de palabra sin interrumpir, mantén la atención y concentración en lo que la otra persona te está compartiendo… todo esto será esencial para que las relaciones sociales mejoren.

Además de estas, existen muchos otros tipos de habilidades sociales, que quizá podríamos englobar en algunas de las ya vistas. Por ejemplo: hacer frente a las presiones de grupos, negociar, responder a bromas, disculparse, saber decir “no”, comunicación en pareja, gestión de conflictos, etc.

Son muchas las habilidades que podemos ir necesitando a lo largo de nuestra vida social. Pero, como leías al principio, no siempre han podido desarrollarse muchas de ellas. Aun así… ¡nunca es tarde! Las personas somos como plastilina, y siempre tenemos la capacidad de aprender. Si no sabes cómo, y sientes que necesitas ayuda con tu vida social, recuerda que pedir ayuda es ya un paso muy importante (¡y te servirá como entrenamiento de tus habilidades sociales!)

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 4 | Media: 4)

Psicóloga especializada en bienestar emocional con perspectiva integradora, aunando la rama cognitivo conductual junto con la que considera base de su perfil profesional: las Terapias de tercera generación.

Deja un comentario