Alimentación intuitiva

Cada vez más se escucha hablar de la alimentación intuitiva en los medios de comunicación y las redes sociales. Pero pocos saben qué es realmente la alimentación intuitiva y cómo nos puede ayudar. ¿Es una nueva dieta milagro? Por suerte no.

En un mundo donde muchas personas conviven con una tormentosa relación con la comida y con su cuerpo, además del aumento de casos de trastornos de la conducta alimentaria (TCAs) como la bulimia y los atracones, corrientes como la alimentación intuitiva son más que necesarias hoy en día.  Son un rayo de esperanza que puede ayudar a estas personas a reconectar con su alimentación de la forma más natural posible y dejar de sentir culpa por lo que comen.

Por ello en este artículo vamos a ayudarte a entender qué es la alimentación intuitiva y cómo empezar a practicarla en tu día a día.

Qué es la alimentación intuitiva

La alimentación intuitiva parece algo muy nuevo pero en realidad surge en 1995 de la mano de Evelyn Tribole y Elyse Resch; nutricionistas estadounidenses. Tras muchos años trabajando con personas que acudían a su consulta repetidamente para perder peso se dieron cuenta que las dietas no eran la solución, si no precisamente gran parte del problema. Ya que estos pacientes lo que en realidad albergaban era una muy mala relación con la alimentación y con sus cuerpos. Y las propias dietas perpetuaban esta situación cíclicamente.

Por tanto, ellas mismas como creadoras de este movimiento definen la alimentación intuitiva como un proceso interno para reconectar con nuestra habilidad inherente de comer de forma espontánea y natural, siguiendo las señales que nuestro cuerpo nos envía, a través de una escucha activa. Alejándonos así de las dietas, la restricción y los mitos o normas alimentarias que a lo único que nos empujan es a la insatisfacción corporal, desorden alimentario y sentimiento de fracaso y culpabilidad constante.

En pocas palabra, se trata de reconciliarnos con la comida, permitiéndote estar presente y consciente con tu alimentación, y de este modo obtener mayor satisfacción y una conexión contigo misma y con tu cuerpo que generará grandes sentimientos de alegría, bienestar y salud mental.

Sin embargo, suena demasiado bueno para ser cierto ¿verdad?. Incluso un sueño imposible de alcanzar para muchas personas que llevan sufriendo con la comida desde la infancia o adolescencia. Y la realidad es que este camino no es del todo fácil.

Las autoras aseguran que para llegar a ser un comensal intuitivo hay que llevar a cabo estos 10 principios:

alimentación intuitiva

Los 10 principios de la alimentación intuitiva:

  • Rompe con la mentalidad de dieta
  • Haz caso a tu hambre
  • Haz las paces con la comida
  • Desafía las reglas alimentarias
  • Descubre el factor de satisfacción con la comida
  • Afronta las emociones con amabilidad
  • Respeta tu cuerpo
  • Disfruta del movimiento
  • Aplica la sabiduría nutricional

Las dietas y la búsqueda incansable para perder peso lo único que ha conseguido ha sido sabotear la capacidad de escuchar las señales de tu cuerpo, como el hambre o la saciedad.

Por tanto, solo cuando tocas fondo con las dietas y decides olvidarte del peso, es cuando realmente comienzas a liberarte de la obsesión por la comida.

El mero hecho de pensar en ponerte a dieta de nuevo, ya provoca antojos y conductas compulsivas con los alimentos que te has prohibido. Además de sentimiento de frustración, fracaso y decepción contigo misma por pensar que la culpa es tuya por no tener la suficiente fuerza de voluntad.

Seguramente también has borrado de tu mente lo que te gusta comer y lo has sustituido por lo que “deberías comer” sin ni siquiera disfrutarlo tampoco. Tu relación con la comida es terriblemente negativa. Evitas muchos alimentos por miedo a engordar o miedo a descontrolarte y cuando “caes en la tentación” la culpabilidad y sensación de fracaso te abruma. La comida se convierte en una obsesión y domina tu vida.

Por si esto fuera poco, seguramente la comida también es tu herramienta de afrontar emociones tanto en los días “malos” cuando te sientes triste o ansiosa, como en los días de alegría y celebración.

Si todo esto resuena contigo, la alimentación intuitiva es tu salida.

7 consejos para iniciarte en la alimentación intuitiva:

Deshazte de la báscula y olvídate del peso.

La alimentación intuitiva no es otro método para adelgazar. Si te centras en la pérdida de peso la alimentación intuitiva no funcionará. Si ya has probado la vía de las dietas repetidas veces en tu vida y no ha funcionado, ¿no merece la pena probar este camino diferente y prometedor? Date una oportunidad.

No te aguantes el hambre y date permiso para comer

No hay alimentos buenos ni malos. Escucha a tu hambre y a tu mente. Si te apetece chocolate en vez de fruta, permítetelo sin juicios. No estás haciendo nada malo, atiende tu necesidad. Comer de forma impulsiva solo es consecuencia de la restricción, y no de la falta de fuerza de voluntad como te han hecho creer.  

Dándote permiso para comer

Aunque pueda dar “mucho miedo” es el único camino para alcanzar la satisfacción con la comida y convertirte de verdad en una comensal intuitiva. Solo así llegará el día en el que serás capaz de tener un paquete de galletas en casa y no correr a comértelo entero de una sentada. Adquieres la confianza sobre tus decisiones, son fiables, son intuitivas.

Ignora esas voces que te regañan y humillan 

Ignora las voces que te dicen: “has comido demasiado”, “el pan por la noche te engorda”, “eso tiene muchas calorías y encima hoy no has entrenado”. Porque la realidad es que son mitos nutricionales que has aprendido a lo largo de dietas e imposiciones de otras personas sobre tu alimentación. Y aunque las hayas integrado como una religión, no son verdad. Te alejan de una alimentación intuitiva a través de la culpa.

Guarda el látigo cuando comas de forma más emocional

Comer es una necesidad, y hacerlo emocionalmente es algo natural en nuestra especie humana. Lo aprendemos desde que nacemos y nuestras madres nos consuelan con su leche así que no estás haciendo nada malo. Si es algo que llevas haciendo repetidamente, lleva un tiempo aprender a gestionar esas emociones.

Practica el comer con atención plena

Deja a un lado distracciones como el móvil, el ordenador o Netflix. ¿Cuántas veces te ha pasado que te has comido un paquete entero de patatas fritas pero ni siquiera las has saboreado? El placer que sentimos comiendo se encuentra poniendo todos nuestros sentidos en ese momento, no en la cantidad del alimento. Come despacio, sensualmente y saborea cada bocado.

Comer saludable no es comer perfecto

Sé flexible. Reconcilíate con las frutas y verduras incorporándola de una forma agradable a tu alimentación y que no tenga nada que ver con las verduras hervidas de las dietas de adelgazamiento. Optar por alimentos que respeten tu salud, tus papilas gustativas y te hagan sentir bien es posible. Hazlo desde la curiosidad y el disfrute, nunca desde la autoimposición y el castigo.

Beneficios de la alimentación intuitiva

Aunque este movimiento lleva casi 20 años de rodaje, no ha sido hasta estos últimos años donde se ha podido demostrar científicamente y a través de estudios que llevar una alimentación intuitiva se asocia a los siguientes beneficios. Las personas que a través de la alimentación intuitiva han conseguido ser comensales intuitivos tienen:

  • Mejor conciencia, satisfacción corporal y autoestima
  • Mayor satisfacción vital, optimismo y bienestar psicológico
  • Mayor motivación para el ejercicio cuando el enfoque es el disfrute en lugar de la culpa o la apariencia
  • Una alimentación más variada, completa y sobre todo placentera
  • Una alimentación menos emocional o descontrolada
  • Mejores marcadores de salud como triglicéridos, colesterol y niveles de cortisol (la hormona del estrés)
  • Menos incidencia de trastornos de la conducta alimentaria

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender qué es la alimentación intuitiva y te anime a ponerla en práctica.

Si sientes que necesitas hacer este proceso acompañada, o estás teniendo una relación tormentosa con la comida y tu cuerpo, pero no sabes por donde empezar, en Somos Estupendas tienes un equipo de psicólogas online y una nutricionista compasiva no peso-centrista enfocada en la alimentación intuitiva dispuestas a ayudarte en este proceso tan liberador.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

Nutricionista compasiva e integral. Acompaña a personas con un TCA y una mala relación con la comida desde el respeto y la alimentación intuitiva.

Deja un comentario