Alta autoestima: características e importancia

Parece que está mal visto quererse o mostrarte tal y cómo eres, por eso hoy le devolveremos el brillo a la alta autoestima, sus características e importancia. Amar y respetar nuestra esencia, cada dimensión, cada imperfección y cada destello es, sin duda, una de las aventuras más complejas y más gratificantes en la que nos podemos embarcar.

Pese a esto, la sociedad se empeña en empujarnos hacia la culpa, hacia la vergüenza de nuestra propia persona. Ojalá al final de este artículo te animes a dar un paso más y abraces con sinceridad y cariño todo lo que eres.

Qué significa tener la autoestima alta

Cuando nos preguntamos qué es la autoestima, a veces la confundimos con soberbia o egoísmo desmedido, pero poco tienen que ver. La alta autoestima implica autoconfianza, pero también aceptación de nuestras propias limitaciones. No se trata de valorarse con optimismo ciego, sino de forma realista y positiva.

Tampoco debemos confundirlo con narcisismo, que es inseguridad gestionada con una máscara de autoestima tóxica. Una persona con autoestima actúa con menos dudas, porque se conoce y tiene una gran motivación y energía.

La autoestima es un salvavidas para el bienestar.

¿Sabías que puedes tener una alta autoestima estable o inestable? Entre los tipos de autoestima encontramos ambas opciones, dado que la autoestima es un estado que debe trabajarse de forma continua para que se mantenga. Es el resultado de una evolución personal y un buen autocuidado.

Los 4 fundamentos de la autoestima

Ahora que conocemos mejor qué significa, veamos cuáles son los 4 pilares según Walter Riso que construyen una alta autoestima:

  • Autoimagen: qué imagen o representación tienes sobre ti, cuánto te agradas.
  • Autoconcepto: qué opinión tienes sobre ti, sobre quién eres.
  • Autoeficacia: cuánto confías en tus capacidades y habilidades.
  • Autorreforzamiento: hasta qué punto te permites disfrutar e inviertes en ti.

Un buen cuidado de los 4 constructos hará que tu autoestima sea alta, sana y estable y que sientas con certeza que mereces ser feliz.

Por qué es importante tener la autoestima alta

Nuestros pensamientos, emociones y acciones se encaminarán a sacar lo mejor de ti y a potenciar tu bienestar y felicidad. Tener la autoestima alta te hará sentir con seguridad y autonomía, disfrutar de lo que vaya sucediendo en tu vida con la confianza de que saldrás adelante.

Esto no solo implica a la persona que la tiene, sino también puede desprender afecto, respeto y confianza en otras personas. El autoconocimiento enriquece las relaciones y nos ayuda a abrir la mente y reconocer la diversidad.

Reconocer y aceptar mi propia complejidad crea empatía.

Qué pasa si tengo una baja autoestima

Para comprender mejor la importancia de la autoestima alta y sus características, además de conocer los beneficios es necesario saber qué consecuencias nos esperan si es baja.

Las personas con baja autoestima pueden sentirse más dependientes, pesimistas y culpables. Existe un gran miedo al cambio y a fracasar. Es muy probable que no se valoren y que midan su vida y felicidad comparándose con otras personas.

La ansiedad y la insatisfacción emanan con mucha fuerza y pueden derivar en otras consecuencias que afectarán a su salud física y mental. Si deseas conocer con más detalle la autoestima baja, sus síntomas y causas puedes echar un vistazo a nuestro artículo.

Alta autoestima: características e importancia

Ejemplos de autoestima alta

Las ventajas son interminables, pero la consecuencia clave es que protegerá tu salud mental y elevará tu calidad de vida. Estas son razones de valor más que suficientes para empezar a avanzar, pero veamos otros ejemplos de lo que la autoestima alta puede hacer por ti:

Te aceptarás y comprenderás

Las personas con alta autoestima no tienen miedo de conocerse, de saber quiénes son. El mejor autoconocimiento hará que te aceptes y quieras tal y como eres, deseando ser y dar lo mejor de ti.

Confiarás y tendrás seguridad en ti

Cuando se te crucen acontecimientos difíciles los afrontarás con decisión y seguridad, confiando en tus recursos. Gracias a la motivación tendrás más energía para invertir en tus tareas y serás más eficiente. En consecuencia, perderás el miedo al cambio, y los miedos pasarán a convertirse en oportunidades.

Alejarás a las personas tóxicas de tu vida

Una autoestima sana te permitirá saber poner límites y decir que no a aquello que te haga daño o no te aporte, desde situaciones hasta personas. Podrás cuestionar críticamente tu vida y tu entorno para sanar y conservar solo lo que te hace vibrar.

Te escucharás a ti y no a las expectativas

Dejarás de lado la necesidad de aprobación. Es frecuente el miedo a lo que dirá y pensará el resto de ti; pero con una autoestima fortalecida salir de la norma para hacer lo que tu corazón desea no será incómodo, sino liberador.

La autoestima transforma los miedos en oportunidades.

Vivirás más experiencias positivas

Tu actitud cambiará y con ello las emociones desagradables serán menos frecuentes. Te animarás a vivir más experiencias y alegrías.

Equilibrio entre independencia y pedir ayuda

Tomarás tus propias decisiones porque verás tu pasado, presente y futuro con más claridad. Pese aganar autonomía y seguridad, la alta autoestima no es la solución a todos tus problemas: todo el mundo necesita ayuda en ocasiones.

Pese a que no tendrás dependencia de otras personas, sabrás reconocer cuándo tú sola no puedes y aceptarás ayuda sin sentir que ha sido un fracaso.

Serás una prioridad en tu vida

Sin una alta autoestima el autocuidado siempre acaba siendo la última opción en tu lista. En cambio, la autoestima hará que aprendas a buscar momentos para ti, para disfrutar, para cuidarte, para escucharte.

Cuidarás tu diálogo interno

¿Qué fue lo que te dijiste cuando algo no te salió bien? ¿Cómo te trataste durante aquel mal momento? La autoestima te convierte en tu propia amiga, haciendo que te trates de forma amable y respetuosa. Reconocerás tus errores, sí, pero desde una perspectiva constructiva y motivadora.

Además, tendrás compasión: reconocerás tu propio sufrimiento y te darás la calidez necesaria para aliviarlo.

Por último, piensa que la autoestima alta no hace magia y elimina todos los problemas de tu vida, pero sí que es un aspecto central en tu vida que puede hacerla mucho más fácil y feliz. ¡Estoy deseando que te animes a mirar poco a poco hacia adentro y a cuidarte con cariño y comprensión!

Mereces ser feliz por el simple hecho de existir.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

4/5 - (1 voto)

Psicóloga integradora especializada en emergencias, duelo y trauma complejo. Experiencia con colectivos con discapacidad, en especial con Personas Sordas. Es curiosa y siempre está en constante formación y autoconocimiento para ofrecer lo mejor de ella.

Deja un comentario