Celos: Cómo gestionarlos y superarlos

Los celos, aunque en ocasiones no los identifiquemos como tal, son una emoción, por lo que como tal es necesario que podamos gestionar las emociones. Los celos aparecen cuando queremos proteger a un ser querido, o cuando necesitamos valorar una relación.

Es por ello, que los celos de forma excesiva pueden ser perjudiciales tanto para la persona que los experimenta, como para las personas que los rodean. En este artículo, exploraremos qué son los celos, cómo controlarlos, cómo superarlos y los diferentes tipos que existen.

¿Qué son los celos?

Como comentábamos, los celos son una respuesta emocional que surge cuando percibimos una amenaza por algo o alguien que es importante para nosotros. Esta emoción puede manifestarse junto con otras, tales como la envidia, la tristeza o el miedo. Al fin y al cabo, las emociones son un mapa interno que nos da información sobre que es lo que necesitamos en cada momento, para poder mejorar nuestro bienestar.

Los celos, son una emoción que todos experimentamos en algún momento, y que en la mayoría de las ocasiones, están relacionados con nuestras interacciones con otras personas. Por ello, se pueden desencadenar por la atención que otra persona recibe, o la posibilidad de perder a alguien importante para nosotros.

DESCUBRE CÓMO ESTÁ TU RELACIÓN DE PAREJA

¿Sientes que tu relación de pareja no está en su mejor momento? ¿Os cuesta comunicaros, encontrar espacios para cuidar la relación y las relaciones sexuales no son como os gustaría?

Descubre en qué punto se encuentra tu relación de pareja haciendo este test.

¿Cómo controlar los celos?

La gestión adecuada de los celos es fundamental, para poder mantener relaciones saludables con los demás y poder cuidarnos. Algunas estrategias para poder realizar una gestión cuidada son:

  1. Reconocer los celos: El primer paso hacia la gestión de cualquier emoción, como sucede con el odio o la felicidad, es reconocer y aceptar la presencia de esta emoción. Tómate tu tiempo para reflexionar sobre cuándo y por qué experimentas celos.
  2. Reflexiona sobre el motivo: Entender los motivos por los que aparecen estos celos es fundamental. Identificar la causa te permitirá abordarlo con mayor comprensión y cuidado. Pregúntate qué desencadenó esos celos y si están relacionados con situaciones pasadas.
  3. Comunica tu emoción: Poder comunicarnos de forma honesta y abierta puede ayudar a aclarar malentendidos y resolver situaciones de tensión de forma constructiva. Intenta comunicarte de forma calmada y respetuosa.
  4. Cuidar la autoestima: Es habitual que los celos aparezcan como una forma de expresar esa inseguridad que sentimos en ocasiones. Por ello, es fundamental que puedas tener una buena autoestima y confianza en tí misma.
Que son los celos

¿Cómo superar los celos?

Superar los celos, en ocasiones, puede resultar un proceso complejo para realizarlo solo, ya que puede ser que estos sean el reflejo de una vivencia del pasado, o de un miedo en la actualidad. Aun así, algunas pautas para poder superarlos son:

  1. Trabaja tu confianza en ti mismo y en la relación que tienes con los demás. Al fin y al cabo, la confianza y la seguridad es la base de toda relación sana, de forma que los celos, disminuirán cuanta mayor confianza haya tanto en ti como en la relación.
  2. Enfocate en ti mismo. Tendemos a la comparación con lo que tienen los demás, pero no lo olvides, tus metas son importantes y realizar un adecuado autocuidado de ti mismo y tus necesidades hará que mejore tu relación contigo.
  3. Practica la flexibilidad. Es fundamental poder ponernos en el lugar del otro y comprender que puede haber diferentes perspectivas y diferentes emociones y motivaciones.
  4. Pide ayuda profesional. Como decíamos antes, gestionar los celos puede ser algo complejo, por las vivencias del pasado con las que las relacionamos. Por ello, si ves que no estás pudiendo gestionarlos de forma adaptativa, no dudes en pedir ayuda profesional.

Tipos de celos

Hay distintos tipos de celos, en este caso los vamos a dividir en distintas categorías:

Celos vitales

Este tipo tiene que ver con la comparación que hacemos con otras personas que desde nuestra perspectiva nos resultan más atractivas o mejores, que nuestra propia autopercepción.

Laborales

En estos casos, nos centramos en los logros de los demás, y los comparamos con nuestros fracasos. Es más, en ocasiones, proyectamos aquello que creemos que no tenemos, y que los demás, sí que tienen, sentimos que hay habilidades que los demás tienen y que nos falta  

Autorrealización

Las personas tienen el concepto de que los demás viven la vida de forma más intensa y con una mayor autorrealización. De esta forma, mantienen una constante comparación entre los proyectos vitales de cada uno, las metas o la calidad de las relaciones que tenemos, en comparación con las de los demás.

Celos en relaciones

Pareja

En la mayoría de los casos, cuando hablamos de celos, los relacionamos con el contexto de la pareja. Si bien, es cierto que en este contexto pueden llegar a aparecer con mayor asiduidad, sobre todo alimentados por la falta de confianza y por el concepto de que a la pareja se le puede demandar más, llegando en ocasiones a fomentarse y validarse como una prueba de “amor romántico”.

Amigos

Los celos entre amigos también se suelen dar habitualmente, sobre todo cuando percibimos que no estamos siendo incluidos en planes o actividades. Por ello, es fundamental que en estas ocasiones se pueda hablar sobre cómo se siente cada uno y fortalecer la relación para que no se debilite.

Artículo relacionado: ¿Por qué todo me afecta tanto?

Familia

Los celos entre miembros de la familia suelen suceder sobre todo en la infancia y adolescencia, entre hermanos en la infancia. Estos pueden surgir debido a la percepción de favoritismo por parte de los padres, y a la frustración que aparezca entre los pequeños al percibirlo.

Celos patológicos.

En todos los tipos anteriores la intensidad y frecuencia de los celos puede variar entre lo moderado y lo extremo o patológico. De esta forma, pueden conllevar un grave problema en la vida de la persona que lo sufre y de las personas del entorno que se ven afectadas. Así, en el ejemplo de la pareja, los celos, pueden ir orientados a lo que la pareja hace de forma extrema, llegando a ser uno de los factores que intervienen en la violencia.

En definitiva, los celos son una emoción que se puede manifestar con distintas relaciones y en distintas situaciones. Por ello, es importante que podamos reconocer los celos y lo que les motiva, para abordarlos de manera efectiva y mantener relaciones saludables.

En caso de que te esté siendo muy complicado poder realizar esta gestión emocional, no dudes en acudir a terapia online para que podamos acompañarte en el proceso.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

Psicóloga General Sanitaria especializada en Trauma y Adicciones. Desde la seguridad del vínculo terapéutico nos podemos permitir mirar hacia nuestro interior, conectar con nuestras emociones y así poder entender al mundo y a nosotros mismos. Más sobre Marta Ridaura

Deja un comentario