Dependencia emocional: Qué es | Ep. 14

¡Hola bonitas y bienvenidas un domingo más al Podcast de Somos Estupendas! Hoy hablaremos con Valeria, psicóloga del equipo, sobre un tema muy interesante, necesario y del cual nos habéis preguntado muchísimo: la dependencia emocional, qué es.

Qué es la dependencia emocional

La dependencia emocional es la imposibilidad de alejarte de un vínculo que no funciona. Cuando la situación va claramente mal, no estás bien, te peleas, no te trata bien… Y aun así no puedes soportar la idea de vivir sin la otra persona.

La dependencia emocional puede ser unidireccional o bidireccional. Aunque se dé especialmente en parejas hay muchos otros contextos: de madre a hija, entre hermanas, amistades, en relaciones laborales… Se trata de la imposibilidad total de despegarte. Depositas todo tu ser a esa otra persona y la responsabilizas de tu bienestar y autoestima.

Artículos relacionados

La dependencia emocional no está ligada siempre a violencia o maltrato. Pero, aunque no sea maltrato, la dependencia emocional genera malestar, confusión… Creas unas expectativas que no puedes cumplir, no hay maltrato o relación, pero no puedo dejar de verla, no puedo quitármela de la cabeza.

Podemos sufrir por los problemas de la otra persona, pero no debería hacerte un daño que podría evitarte. Si puede ayudarte, quererte, apreciarte y tratarte con cariño, pero no lo hace, entonces no es una relación sana

Las personas que te quieren bien no te hacen sufrir de forma constante.

Qué hacer cuando tienes dependencia emocional

Si todo esto que te decimos te resuena y crees que tienes algún vínculo de dependencia emocional, ¿qué es lo que puedes hacer? Primero de todo, trata de identificar qué sucede en esa relación. ¿Esa persona te hace sentir bien cuando estás con ella? ¿O está siendo una fuente de malestar?

En caso de que hayas identificado ese malestar, piensa en si puedes comunicárselo a esa persona para mejorar la situación. Si esa persona no se abre a conversar sobre el dolor que te causa, e incluso te hace sentir más culpable a ti por cómo te sientes, es necesario que revises qué está sucediendo y si tiene conductas nocivas.

El amor y la amistad no tienen que hacerte mal, no dañan, no hacen sufrir. Pero si hemos normalizado vínculos desde la dependencia emocional y nos genera confusión y dificultad para diferenciar un vínculo nocivo de uno sano.

Darte cuenta es fundamental, el punto de inflexión. Cuando puedes reconocer que tienes una dependencia emocional pueden aparecer la tristeza ante el problema, pero también la esperanza de conocer de qué se trata, por qué te pasa y saber que hay herramientas concretas que te pueden ayudar. 

Quizá te has cansado de que esa amistad repita constantemente un patrón que te duele. Si es así, cuéntalo, pide ayuda. El objetivo será romper el contacto. Hay libros de autoayuda y acompañamiento profesional muy bueno que quizá necesites.

Cómo evitar la dependencia emocional

La dependencia emocional siempre correlaciona con una baja autoestima, una imagen pobre de ti misma y de tus capacidades. Por lo tanto, potenciar y trabajar en ti y sanar tu autoestima es un factor de protección de la dependencia emocional.

Es importante matizar la diferencia entre autoconcepto y autoestima. La primera es lo que la persona cree sobre sus habilidades. Mientras que la segunda es el amor que te tienes. Ambos conceptos te ayudarán a evitar la dependencia emocional.

Por un lado, trabajar el autoconcepto te ayudará a ser consciente de todo aquello bueno que eres y hay en tu vida. De que no todo se reduce a una persona. Y trabajar la autoestima te ayudará a quererte más y no buscar vínculos y personas externas que te validen a cualquier precio, porque todo ese bienestar podrás proporcionártelo tú misma.

Si te sientes suficiente no buscarás a otras personas desde la necesidad de sentirte completa.

Ejemplos de dependencia emocional

Si tienes dependencia emocional hay diversas situaciones y características que se repiten. A continuación, te comparto algunos ejemplos:

Te obsesionas con la persona

Si eres dependiente emocional lo sabes porque te obsesionas. Necesitas saber dónde está y qué hace en todo momento. Quieres que te responda las llamadas y mensajes al momento y dedicas mucho espacio y energía en tu vida pensando en ella, esperando que esa persona te tenga tan en cuenta como lo haces tú.

No te sientes bien

Aunque en algunos momentos las cosas vayan bien, la mayor parte del tiempo esa pequeña cantidad de felicidad desaparece, sientes ansiedad y tristeza profunda si esa persona no te tiene en cuenta. Reduces tu sensación de bienestar y seguridad a cuando está contigo.

Te muestras complaciente

Tratas de agradar a toda costa a esa persona. Sacrificas tus deseos y necesidades por los suyos y no pones límites. Si tus límites no son claros cada vez que suceda algo malo con esa persona te sentirás culpable tú. Te anula la capacidad de escucharte y decidir.

Gran miedo al rechazo

Puede que tengas pavor a la idea de abandono. En las relaciones donde hay dependencia cuando se pasa por una discusión el momento de reconciliar la amistad o recuperar el vínculo es de subidón, de hacer promesas de cambio. Esto alimenta la dependencia emocional y dificulta ser consciente de que la relación no te hace bien. Si tu caso es de pareja puedes consultar nuestro artículo sobre cómo superar una ruptura amorosa.

Hay salida. Toma conciencia, no tengas miedo, busca ayuda y haz terapia online si lo necesitas. Puedes salir de esta situación. El problema no lo tienes tú. No eres tonta, no has elegido mal. Hay circunstancias que te han llevado aquí. No hay nada malo en ti, por lo tanto, no estés cerca de ninguna persona que te haga pensar que sí. Hay buenas profesionales que te pueden ayudar a tomar un camino precioso de crecimiento personal. Se puede vivir distinto.

Como siempre gracias por acompañarnos una semana más, nos escuchamos el próximo domingo. Gracias también por vuestras puntuaciones y comentarios en Spotify y Itunes, eso nos ayuda a crecer.

¡Un abrazote!

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 2 | Media: 5)

Humana en constante aprendizaje y evolución además de cofundadora y CEO de Somos Estupendas.

Deja un comentario