Dependencia emocional: síntomas y causas

En la vida, se puede ser dependiente psicológicamente de muchas cosas o personas, aunque se presenta principalmente en los vínculos más íntimos, como las relaciones de pareja. En nuestro artículo de hoy, dependencia emocional: síntomas y causas, conocerás la importancia de analizar si esto te sucede, y te daremos los primeros pasos para reparar tus vínculos.

7 Síntomas de la dependencia emocional

Vincularnos de una forma adaptativa es querer a la otra persona, disfrutar de su compañía, pero también del tiempo separadas. Si quieres saber más sobre qué es la dependencia emocional, consulta nuestro artículo. A continuación, tienes algunos de los síntomas más frecuentes de la dependencia emocional:

  • Sentimiento de inferioridad constante
  • Gran inseguridad y dificultades para tomar decisiones
  • Especial miedo a la soledad
  • Dejas de pensar en ti, te pones en segundo plano
  • Necesidad de estar siempre en una relación de pareja
  • Tendencia a la idealización
  • Obsesión por la persona que quieres
Dependencia emocional

Causas de dependencia emocional

En la dependencia emocional existen múltiples síntomas y causas posibles. Entre las causas más frecuentes encontramos aquellas que están vinculadas a experiencias de la infancia o a una relación abusiva en la etapa adolescente o adulta.

Nuestras experiencias van construyendo quiénes somos. Siempre es importante mirar atrás, porque en nuestra historia encontraremos respuestas al dolor que hoy late fuerte.

Un apego no seguro

Existen diferentes tipos de apego, dependiendo de cómo hemos aprendido a vincularnos con nuestras personas referentes en la infancia. Si se nos brindó cariño, confianza y estabilidad en los primeros años de nuestra vida, es probable que desarrolláramos un apego seguro. El apego seguro puede actuar como factor de protección ante la dependencia emocional, sus síntomas y causas, ya que nos ayuda a mantener vínculos sanos.

En cambio, si durante la primera infancia no se ha construido adecuadamente esa seguridad, autoconfianza y el conocimiento de que podemos contar con nuestras cuidadoras y cuidadores, es probable que desarrollemos alguno de los apegos desadaptativos, que facilitarán que en nuestra vida adulta tengamos tendencia a sufrir dependencia emocional.

Relación con patrones nocivos

Una pareja abusiva o con dinámicas poco sanas puede generar dependencia emocional y síntomas que causas mucho malestar. La relación puede ser también de codependencia emocional, donde las personas que se vinculan tienen a hacer de salvadoras de la otra, necesitando ser necesitadas.

Es posible que no tengas un comportamiento de dependencia emocional en tus relaciones en general. Pero, por ejemplo, si inicias una relación con una persona con un perfil narcisista o psicópata puedes acabar desarrollando un vínculo dependiente.

La dependencia emocional hace que no vivas para ti, sino solo para los demás.

En estas relaciones la persona se gana tu confianza de forma fácil, casi instantánea. Tienen una habilidad sobrenatural para decir y hacer justo lo que tú deseas. El vínculo es muy fuerte y la persona puede verte de forma transparente: conoce tus vulnerabilidades y tus miedos y se sabe aprovechar de ello. Mediante manipulaciones y la seducción entrarás en una etapa de labilidad emocional, de discusiones y malestares, de rupturas y reconciliaciones que te harán mucho daño.

Baja autoestima

Una gran parte de nuestra vida y existencia depende de la socialización y de los vínculos que creamos y, evidentemente, nos gusta que nos acepten y sentir que pertenecemos a un colectivo. Cuando tenemos una alta autoestima comprendemos que nuestro valor como personas no depende de cuántas personas nos valoren ni de lo que hagamos por los demás. Pero si nuestra autoestima es baja, dependeremos más de la validación externa y de la aprobación ajena, aumentando la dependencia emocional.

Tratamiento para la dependencia emocional

Trabajar algo tan complejo como nuestra forma de relacionarnos y nuestra autoestima requerirá preferiblemente que acudas a una profesional para que tengas un buen acompañamiento. Si lo necesitas puedes contactarnos o pedir cita para nuestra terapia online.

En terapia realizarás un proceso personalizado donde tendrás la oportunidad de conocerte y de trabajar objetivos concretos para mejorar tu bienestar. De todos modos, si actualmente para ti no es una posibilidad, te dejamos algunos consejos para que puedas empezar a reducir la dependencia emocional.

Identifica y comprende tu situación

Si tu apego ha sido inseguro desde la infancia, posiblemente hayas normalizado muchas conductas que te estén haciendo daño y que generen que tus relaciones no sean del todo sanas o de igual a igual. O quizá estás en una relación en la que comienzas a sentir que algo no está funcionando correctamente y toleras muchas conductas abusivas o maltrato para continuar con esa persona.

La dependencia emocional no es amor

Reflexiona y dedícate un tiempo para escuchar si hay algo en tus relaciones que no está haciéndote bien. No te culpes por no estar en el punto que desearías todavía, es complejo alcanzar a tener vínculos completamente sanos, pero puedes empezar el proceso a tu ritmo.

Revisa tus creencias sobre las relaciones

Por nuestra historia de vida y la cultura y sociedad en la que crecemos, todas las personas tenemos un gran número de creencias instaladas automáticamente que nos hacen tener ciertas expectativas sobre cómo debemos actuar, cómo debe ser el mundo o cómo debe la gente comportarse con nosotras.

Además, en referencia a las relaciones, hay que tener en cuenta cómo afectan los mitos del amor romántico. Existen muchísimas creencias sobre lo que conlleva una relación de pareja que alimentan la dependencia emocional. Analiza si tienes preinstaladas algunas de esas creencias y cuestiónatelas.

Mejorar tus habilidades sociales

Aprender a poner límites o a comunicar tus necesidades va a ser fundamental para mantener una relación de igualdad. Por lo tanto, trabajar en la mejora de tus habilidades sociales te ayudará a priorizarte y expresar con asertividad tus necesidades. Potenciar tus capacidades hará que te relaciones de forma más satisfactoria.

Trabajar tu autoestima

Para acabar, como os decíamos, la autoestima baja está muy relacionada con la dependencia emocional, se retroalimentan. Por lo tanto, poder cuidarse para alcanzar una autoestima más sana facilitará mucho que te vincules desde la calma y no desde la necesidad de validación.

El vínculo más importante en tu vida es el que tienes contigo misma.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

(Votos: 8 | Media: 4.5)

Psicóloga integradora especializada en emergencias, duelo y trauma complejo. Experiencia con colectivos con discapacidad, en especial con Personas Sordas. Es curiosa y siempre está en constante formación y autoconocimiento para ofrecer lo mejor de ella.

2 comentarios en «Dependencia emocional: síntomas y causas»

    • ¡Hola, Claudia! 💛
      Nos alegramos mucho que te haya gustado el artículo publicado, gracias por acompañarnos.
      Por otro lado, en nuestra web puedes encontrar más recursos relacionados con la dependencia emocional que pueden ayudarte.
      Un abrazote 🌷

      Responder

Deja un comentario