Depresión: Qué es y sus causas

“Siempre he sido una persona alegre, pero estas semanas no puedo evitar los pensamientos pesimistas y negativos. No tengo ánimos para hacer nada, no encuentro solución y solo quiero llorar. Mi cabeza está en otro sitio, no puedo concentrarme, no puedo distraerme. He dejado de hacer planes y todo me irrita o me sienta mal”. Si te identificas con alguna de estas situaciones te interesará saber qué es la depresión y sus causas.

Qué es la depresión

La depresión es un trastorno mental que puede arrebatarnos nuestras ganas de sentir y vivir en muchos sentidos. No se trata de una debilidad ni de un rasgo de personalidad, sino de una condición que se da cuando de forma prolongada en el tiempo presentamos desánimo, pérdida de interés y placer y otros criterios que afectan a nuestra vida diaria. Si deseas conocer más puedes consultar otro de nuestros artículos que desgrana las diferencias entre ansiedad y depresión.

Resumiendo, los manuales de psicología definen la depresión como “un trastorno frecuente que implica un estado de ánimo deprimido y/o la pérdida casi completa de interés o placer en actividades que antes se disfrutaban; son frecuentes las manifestaciones somáticas (p. ej., cambio de peso, alteraciones del sueño) y las cognitivas (p. ej., dificultad para concentrarse)”.

La depresión no es sentirse triste

Sentir desesperanza, tristeza, indecisión, apatía, etc. no implica necesariamente estar pasando por una depresión. Las emociones desagradables son naturales, humanas e imprescindibles, tanto como las agradables.

La depresión no significa solo estar triste

A lo largo de nuestra vida nos suceden cosas que rompen nuestros esquemas y nos traen mucho dolor, como el duelo tras la muerte de un ser querido. Pero esa etapa de elaboración del duelo no es un trastorno ni implica que haya nada mal en ti. Son tu mente y cuerpo reubicando todo el amor que sientes por esa persona o mascota, es el proceso natural en el que te adaptas a tu vida con una nueva sensación de vacío.

Si esos sentimientos, pensamientos, malestar, hábitos nocivos… perduran y te impiden seguir tu vida, sí que será importante que valores un acompañamiento y busques un espacio para ti con alguien profesional que te ayude a potenciar tus herramientas de afrontamiento y a acercarte de nuevo a tu bienestar.

Qué es la depresión y sus causas

Causas de la depresión

Cuando hablamos de depresión, sus causas tienen un papel muy relevante. Tratar solo los síntomas de la depresión no finaliza el problema. Si sufrimos es normal querer encontrar las respuestas y el origen de nuestro problema, necesitamos darle sentido al dolor.

Aunque puedas hacerte una idea de qué motivos afectan a tu depresión, lo cierto es que las causas de la depresión son múltiples. Entre los numerosos factores que interactúan, te comparto los más frecuentes. Ten en cuenta, que ninguno de estos factores actúa solo ni es el único determinante de la depresión. Para que se desencadene una depresión las causas son diversas y se retroalimentan entre ellas.

No eres culpable de tu depresión.

Historia familiar

Los problemas familiares y antecedentes de depresión son un factor que aumenta el riesgo de padecer depresión y sus causas en el ámbito familiar pueden ser muy diversas, desde referentes con depresión hasta problemas de apego.

La familia puede ser tanto un punto de apoyo esencial para la mejora de la depresión, como una fuente de malestar que detona el trastorno.

Trauma durante la infancia

Relacionado con la historia familiar, la infancia (un periodo crítico) con dificultades puede modificar estructuras cerebrales en un periodo crítico, modificar profundamente la personalidad y desencadenar terribles consecuencias en la adultez.

El maltrato psicológico infantil, negligencia parental, acoso, abuso sexual, accidentes, abandono… Son algunas de las situaciones potencialmente traumáticas que aumentan el riesgo de sufrir depresión.

Causas biológicas

En personas con depresión se ha encontrado que varios neurotransmisores del sistema nervioso se ven afectados. En concreto afecta a la Serotonina y la Noradrenalina, muy relacionadas con las sensaciones de bienestar, relajación, buen descanso, energía…

Problemas de salud

Las enfermedades como el cáncer, diabetes, Alzheimer o dolores y problemas físicos prolongados en el tiempo derivan en un empeoramiento de la salud mental, y con frecuencia influyen en el desarrollo de un trastorno depresivo.

Además, otros trastornos mentales o el consumo de drogas también pueden presentarse junto a una depresión y empeorarla.

Llegando aquí no puedo ignorar la oportunidad de destacar nuestro podcast sobre suicidio y cómo prevenirlo. La depresión es uno de los factores de riesgo principales del suicidio, si necesitas ayuda pídela a través de nuestra terapia para la depresión.

Factores genéticos

En ocasiones la persona puede tener una predisposición genética que eleve la probabilidad de sufrir una depresión.

Factores sociales

Además de los antecedentes familiares o traumas en la etapa infantil, existen otras situaciones de carácter social que pueden influir en el desarrollo de una depresión. Dificultades socioeconómicas, problemas laborales, duelo complicado, ser víctima de violencia, violencia de género, cuidar de una persona dependiente…

Cómo prevenir la depresión

Infórmate sobre la depresión

Toma conciencia de su existencia de qué es la depresión y sus causas. Si te acercas más a ella, la depresión dejará de ser una desconocida para ti. Dándole significado te estarás conociendo mejor también tú y reducirás el riesgo de padecerla.

La depresión ni se elige, ni se busca, ni es sinónimo de debilidad.

Identifica las señales

Poder detectar los indicadores de la depresión y las causas que lo generan te ayudará a buscar ayuda de forma inmediata para evitar un empeoramiento. Ten en cuenta que estos signos, aunque son los más frecuentes, pueden variar en cada persona:

  • Problemas de insomnio: dificultades para dormirte, despertarte horas antes, no descansar bien…
  • Cambio notable en tu apetito: si no es frecuente en ti, tanto un aumento como una disminución de tu hambre puede ser una señal de que algo sucede en ti.
  • Alteraciones en el estado de ánimo: te sientes con frecuencia triste, lloras sin encontrar un motivo aparente, no te apetece hacer nada, estás especialmente irritable y no puedes controlarlo, lo que antes disfrutabas ahora no te llena…
  • Elevada ansiedad: sientes que ese agobio no se separa de ti en todo el día, y aparece también en situaciones que eran sencillas y cotidianas antes.
  • Dificultad para llevar tu vida como antes: el cansancio, aumento de sensibilidad, el cambio en tu cuerpo y emociones están generando que no puedas hacer tu vida con normalidad y están comenzando a afectar a diversas áreas.

Nutre tu amor propio

Seguro que en diferentes etapas de tu vida te habrás visto en situaciones complicadas que te ponían a prueba a ti y a tus estrategias de afrontamiento. Toma conciencia de esas habilidades, premia tus pasos, déjate ayudar y ten compasión cuando las cosas no salgan tan bien.

Si no tienes amor propio, puedes sentir indefensión e inutilidad ante experiencias adversas, pero si trabajas en ti, en tu autoestima y te observas con sinceridad la piel que te protege de aquello que no se ve se hará menos vulnerable.

¿Nos compartes?
Ayuda a que el contenido llegue más lejos

¿Nos puntúas con 5 estrellas?

[yasr_visitor_votes]
(Votos: 11 | Media: 5)

Psicóloga integradora especializada en emergencias, duelo y trauma complejo. Experiencia con colectivos con discapacidad, en especial con Personas Sordas. Es curiosa y siempre está en constante formación y autoconocimiento para ofrecer lo mejor de ella.

6 comentarios en «Depresión: Qué es y sus causas»

  1. Este es mi primer día leyendo su blog. Mi hermana fue diagnosticada con depresión ni hace mucho y por eso decidí empararme lo más que pueda sobre el tema para comprenderla más y saber reaccionar. Leí su blog y me pareció muy nutritivo, esclarecedor y amigable. Seguiré leyendo más y más para ser mejor hermana.

    Responder
    • Hola Mia ❤️
      Muchísimas gracias por leernos y por tomarte un tiempo en escribirnos para compartir esto con nosotras. Nos alegramos enormemente de que estés por aquí, más aún cuando lo estás haciendo para poder ayudar a tu hermana… eres muy generosa. Estamos seguras de que, aún ya ayudando con tu presencia y apoyo, también ayuda que puedas entender un poco más por dónde está pasando. Eres una hermana maravillosa.
      Te mandamos un abrazo enorme, y confiamos en que tu hermana vaya recuperándose poco a poco ❤️

      Responder
  2. Muchas gracias por estas palabras
    Creo que es de la spocas veces que leo información sobre este tema que resulte sencillo para conocer un poco más que me está ocurriendo
    Me ha servido para guiarme un poco en qué ocurre y porqué
    Enserio mil gracias
    En esta sociedad donde no paran los mensajes de apoyo psicológico y la importancia de la salud mental al final queda todo en una neblina…existe pero no la ves en sí…
    Me han dicho lee, camina, piensa positivo, toma la medicación, duerme…pero no como hacerlo…no me han enseñado y ahora me sigo sintiendo igual de pérdida…por lo menos ahora tengo por dónde enfocarme
    Pues no quiero un parche temporal…me gustaría poderlo resolver y aprender para quizá futuras ocasiones
    Nuevamente muchas gracias

    Responder
    • Hola Estefanía ❤️
      Muchas gracias a ti por leernos y por tomarte un tiempo en escribirnos. Nos alegramos enormemente de que la información te haya venido bien o te haya podido ayudar, de corazón.
      Es cierto que a veces la información que recibimos no siempre es la que necesitamos, y puede resultar frustrante o culpabilizadora, haciéndote sentir incluso peor.
      Qué bonito que, aun siendo un momento difícil para ti, trates de resolverlo y aprender sobre ti misma para ir trazando tu camino hacia un mayor bienestar. Eso dice mucho de ti 🌱
      Confiamos en que poquito a poco vayas sanando de raíz. Si necesitas ayuda en el camino, estamos aquí encantadas de ayudarte y acompañarte.
      Te mandamos un fuerte abrazo ❤️

      Responder
  3. Hola mi hijo padece de depresión pero también tiene una adicción con la computadora y ya es un adulto pero cada vez se vuelve más irritable y su mundo es en sus juegos de internet, ya casi no sale ni socializa de manera presencial. Me reprocha que no lo apoyo ni lo ayudo, realmente no sé cómo ayudarlo, porque cuando me acerco siempre está ocupado o sino dormido y casi siempre se pone de mal humor y me trata de las patadas y cuando está en crisis solo me busca para descargar en mi toda su frustración y rabia. Que debo hacer, cómo debo actuar?

    Responder
    • Hola Flavi 💛
      Muchas gracias por leer el artículo y, sobre todo, por tu confianza al compartir esto con nosotras. Entendemos que esta situación te esté generando mucha preocupación y malestar. Igualmente, entendemos que para ti esté siendo muy duro y que no sepas bien cómo manejarlo o qué hacer para ayudar a tu hijo. Es normal que, en estos casos, sea necesario pedir ayuda. Por eso, lo que podemos recomendarte es que acudas a servicios o asociaciones especializadas en estos temas. Te dejamos aquí alguno: Unidad Prevención Adicciones Digitales , Proyecto Hombre Dianova
      Esperamos haberte podido ayudar un poquito.
      Un abrazo 🙏

      Responder

Deja un comentario